" "
Blog de
  • Claudio Avendaño Ruz

Claudio Avendaño Ruz

Académico, Universidad de Santiago de Chile

#Más Artículos

+ Relacionados

+ Redes Sociales

Etiquetas: , , , , » Publicado: 01/07/2016

Devolver la comunicación a los ciudadanos

La autonomía política implica plantear el tema de la participación ciudadana en la orientación y gestión general de los medios públicos. Especialmente, en nuestra sociedad con su creciente diversidad social, cultural, étnica, de género, entre otras. Frente a esto, cabe hacerse ciertas preguntas: ¿cómo se integran y respetan estos chilenos y chilenas diferentes en un sistema de comunicación que solo piensa en grandes audiencias y que, por tanto, no considera a las minorías? (…).

Y fue en el auditorio de Televisión Nacional de Chile –apropiado lugar- en que durante dos intensos días se debatió sobre medios públicos en América Latina. La invitación  la cursó nuestro Consejo Nacional de Televisión y el Banco Mundial, buenísimo que se preocupe de estos temas. Entonaciones  de distintos países de la región se escuchaban tanto en el escenario, como entre los asistentes.

Este encuentro coincidió con el atardecer del debate acerca de los medios de comunicación y las prácticas periodísticas, a partir de la publicación de Qué Pasa de una escucha  telefónica… bien maqueteada, por lo demás. También, y a nivel local, nos encontramos con una TVN en crisis. Mucho se ha escrito sobre el diagnóstico y la profilaxis, desde factores contextuales hasta la digitalización,  pasando por una ciudadanía empoderada y demandante. En todo caso, la crisis da para pensar, no solo en este caso, sino sobre el imprescindible sistema público/estatal de comunicación. En este marco también cabría preguntarse, qué ocurrirá con el canal educativo cultural, pero eso será tema para próximas reflexiones.

Y respecto a este tema se escucharon  algunos conceptos interesantes. Cualquier medio público/estatal debe disponer de autonomía política, es decir, no puede depender del gobierno de turno en términos generales y debe estar orientado por un directorio que supere el duopolio político existente hoy día en TVN y que incluya a otros actores de la sociedad civil que refresquen el debate. Íntimamente ligado a lo anterior está la autonomía económica, que permita disponer de fuentes variadas de financiamiento, de manera que no se dependa exclusivamente de la publicidad, ni del Estado. Hay modelos variados a nivel mundial que suponen métodos exitosos que se debieran debatir.

La autonomía política implica plantear el tema de la participación ciudadana en la orientación y gestión general de los medios públicos. Especialmente, en nuestra sociedad  con su creciente diversidad social, cultural, étnica, de género, entre otras. Frente a esto, cabe hacerse ciertas preguntas: ¿cómo se integran y respetan  estos chilenos y chilenas diferentes en un sistema de comunicación que solo piensa en grandes audiencias y que, por tanto, no considera a las minorías? Los medios públicos  deben dirigirse a todos y no solo a las mayorías, en tanto consumidores pero también en su calidad de ciudadanos.

Este es un principio de toda política pública en este siglo y que, curiosamente, en el ámbito de la comunicación mediada, se olvida por la injerencia ya naturalizada del modelo mercantil. No existe en este caso, ni en otros, un concepto universal que  satisfaga a todos, por tanto, es un tema para el debate público. En este contexto el primer esfuerzo  es generar  eficaces  sistema de  escucha activa (participación) que permitan tener a la mano la variedad de demandas públicas sobre la comunicación  mediada.

Para algunos lo planteado es irreal: “la televisión es así”…siempre ha funcionado de este modo…bueno, lo mismo que se planteaba sobre la educación y, a una década de la Revolución Pingüina, seguimos debatiendo y buscando fórmulas para una “educación pública, gratuita y de calidad”. Es que hay que correr   el cerco. Es necesario reflexionar en una comunicación que vuelva a sus raíces: etimológicamente significa poner en común. Una vuelta de parte de y para  los ciudadanos y no solo seguir atendiendo los intereses y puntos de vista de los concesionarios privados de la televisión y la radio que, finalmente, utilizan recursos públicos (el espectro radioeléctrico en que envían sus señales es público, es decir, de todos) para transmitir sus emisiones y, por tanto, se deben a las necesidades de todos.  En este siglo ya no es posible continuar usufructuando en un sistema mediado que por años ha construido audiencias en función de sus visiones del sistema de comunicación. Recuerdo al destacado investigador mexicano Guillermo Orozco Gómez que hace años escribió: el televidente se hace, no nace.

La centralidad de la comunicación en nuestras vidas debe ser definida en forma colectiva y no en función de intereses instalados o visiones propias del siglo XX que, finalmente,  buscan continuar con más de lo mismo.

Etiquetas: , , , , » Publicado: a las 8:00 am

COMENTARIOS »
Los comentarios publicados están sólo en plataforma Disqus y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales. Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Disqus para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.

  • Antonio A. Ves Gaete

    Interesante reflexión y ambicioso llamado a los vinculados con el sistema establecido y dominante.
    Hace falta y concuerdo plenamente, un esfuerzo por despertar al individuo, como un referente imprescindible para moderar el efecto, por supuesto intencionado, del colectivo ‘manada’ – audiencia – masa.
    Me lleva a pensar en lo importante que resulta insistir en la construcción de ‘Ciudadanos Activos’, condición a la que el sistema se resiste, pues pone en riesgo el reino.
    es ahí donde, desde la comunicación, podríamos reconfigurar un sistema que se evidencia agotado y perverso.
    Sin duda hay mucho que decir, pues está en juego el diseño de sociedad y de país que queremos alcanzar: pero hace falta sacudirse la comodidad complice que nos atrapa y nos unde en la renuncia del propio ser.
    Claudio, se agradece…

  • CARLOS FERNANDO MATAMALA RIVAS

    ENCUESTAS. VALOR APLICABLE.
    La situación de crisis valórica y de gestión, entre los integrantes de diversos Organismos de la Sociedad, han motivado la búsqueda de informaciones que pudiesen ser aplicadas como indicadores referenciales válidos, utilizando la metodología de Encuestas al azar (aleatorias) a la ciudadanía, telefónicas y/o presenciales.
    Los resultados de las Encuestas de Opinión Poblacionales se están usando para orientar los procesos de cambios correctores en las Instituciones Públicas y Privadas e incluso, en el estudio de las Políticas de Estado.
    Aun cuando las Empresas ADIMARK y CADEM, encuestan cada vez, a menos de 1.500 personas y como el margen de error de los datos obtenidos se estima en alrededor de 3% y el grado de confianza metodológica en un 95%, no han habido opiniones que cuestionen la aplicabilidad de los resultados. De modo que el valor que se les ha asignado, se ha convertido en casi una aceptación dogmática, similar a los resultados de los Concursos de Alta Dirección Pública.
    Tengo dudas. Si la crisis valórica se hubiese extendido, “contaminando” a la población general (que no es inmune), afectando así el escenario cotidiano de los derechos y deberes ciudadanos, se estaría dando la posibilidad de que entre los encuestados, pudiese haber un número indeterminado de personas sin el perfil adecuado para dar opiniones valóricas referenciales. Es decir, entre los encuestados elegidos al azar, a los que solo se les exige, ser mayor de 18 años y tener un teléfono fijo o un celular, podrían existir: morosos crónicos, corruptos, delincuentes, violentistas intrafamiliares, violadores, pedófilos, etc., etc.

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.