" "
Blog de
  • Mario Schilling

Mario Schilling

Director Schilling Abogados.

#Más Artículos

+ Relacionados

+ Redes Sociales

Etiquetas: , , , » Publicado: 18/03/2016

La competencia de AC Inversions

En estos días muchas personas me han preguntado si la empresa X o la entidad Y, donde invirtieron ellos o sus familias, cumplen o no el esquema Ponzi de una estafa piramidal. Son curiosas esas preguntas a esta altura del debate.

Tan pronto se descubrió el negocio millonario de AC Inversions, las instituciones del Estado comenzaron a funcionar y se descubrieron varias empresas competidoras que se dedicaban al mismo extraño negocio de asegurar altas rentas.

En estos días muchas personas me han preguntado si la empresa X o la entidad Y, donde invirtieron ellos o sus familias, cumplen o no el esquema Ponzi de una estafa piramidal. Son curiosas esas preguntas a esta altura del debate, en especial cuando parece obvio que una compañía sin dirección alguna en su web, que ofrece una renta asegurada del 10% -cuando ya se ha dicho que esa promesa es imposible de cumplir-, y que asegura que el secreto del negocio es que sus asesores invierten en el conocido sistema “bonky row flow crow” (o cualquier expresión sinsentido en inglés), la gente siga creyendo.

Lo extraño es que se ha comentado hasta el cansancio en la prensa escrita, radial y televisiva en lo que uno debe fijarse antes de invertir. Salieron de sus aulas los profesores de economía para convertirse en “estrellas de rock” y explicarle al público lego los resguardos que se deben tomar entes de hacer negocios con su dinero. Pero todo ello es poco. Algo parece fallar a nivel cognitivo y no parece ser un asunto de educación. Mi apuesta es que la debilidad del estafado radica en su alta capacidad de tener esperanza y su bajo nivel de pensamiento crítico.

La religión católica considera que existen tres virtudes teologales: fe, esperanza y caridad. La fe consiste en creer en hechos que no se perciben por los sentidos y que tampoco puede comprenderse por la razón, pero por algún motivo esta actitud acrítica se encuentra entre las fortalezas del espíritu humano. Luego tenemos la esperanza por la que el creyente aspira al reino de los cielos y a la vida eterna (o anhelo de felicidad) y, en tercer lugar, la caridad que consiste en el amor a Dios y al prójimo.

El estafado, por un lado, tiene una suerte de “fe” en la empresa que le ofrece servicios, donde simplemente acepta lo que le muestran de apariencia, sin percatarse de los defectos de tal exhibición; luego entrega su dinero en esta suerte de “esperanza” de lograr una felicidad material, fácil y en corto tiempo, y termina siendo presa de la falta de caridad del victimario.

En la teoría jurídica se establece que deben haber cuatro elementos básicos en la estafa: primero, la puesta en escena, maquinación o disfraz de la apariencia: el engaño de quien delinque. Luego, la víctima cae en el error. El error es la falsa representación de la realidad. En seguida, se exige la disposición patrimonial, vale decir, la entrega del dinero hacia la persona que aparenta ser lo que no es y, finalmente, el perjuicio: la pérdida patrimonial que sufre el sujeto pasivo o víctima de la estafa.

La opinión pública puede descubrir al menos a tres empresas que ofrecen una rentabilidad asegurada de más del 5% mensual, y puedo afirmar con toda franqueza que no les tengo fe, que no tengo ninguna esperanza de que sean entidades legítimas ni tampoco siento mayor caridad por ellas, sino el firme deseo de que se haga justicia, sean sancionados los responsables y se indemnice a los perjudicados.

Etiquetas: , , , » Publicado: a las 9:59 am

COMENTARIOS »
Los comentarios publicados están sólo en plataforma Disqus y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales. Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Disqus para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.

  • Miguel Eduardo Peña Gomez

    meh .. aparecio este chanta

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.