" "
Blog de
  • Carlos Ernesto Sánchez

Carlos Ernesto Sánchez

Escritor y presidente de ONG Centro de Estudios del Medio Ambiente y Defensa de los Animales.

#Más Artículos

+ Relacionados

+ Redes Sociales

Etiquetas: , , , , » Publicado: 07/12/2015

Germán Cortés, un mártir de la Iglesia, compañero del pueblo

Desde lo más profundo del corazón deposito un clavel rojo, en el recuerdo y memoria de estos hombres y mujeres que como Germán Cortés consagraron su vida a Dios y a la causa del Pueblo. Nunca, sin duda, serán canonizados por Roma. Pero qué importa, si en el recuerdo del día a día nos iluminan con su testimonio.

Fueron condenados por la Segunda Sala de la Corte Suprema, los ex agentes de la DINA, miembros del Ejército Miguel Krassnoff Martchenko, Basclay Zapata Reyes y Enrique Sandoval Arancibia, por el asesinato de Germán Cortés, ex seminarista, estudiante de Teología y miembro de la Congregación Misioneros de la Sagrada Familia (Padres Holandeses).

Al momento de su muerte, Germán era integrante de la Comisión Política del MIR.  Hombre joven, 29 años, comprometido, miembro de los Cristianos para el Socialismo. Había participado en la memorable toma de la Catedral de Santiago y en cuanto evento sirviera para denunciar injusticias y pobreza que vivía nuestro pueblo.

Cortes era un incansable lector, de mirada profunda al Cristo que cuestiona  e invita a dar la vida por los necesitados. Los curas de aquel tiempo recuerdan su frenética actividad.

Años posteriores a su asesinato hice ingreso a la Congregación Misioneros de la Sagrada Familia, donde su testimonio estaba latente. Jamás aquellos que recordamos a nuestros mártires lo hemos olvidado.

En aquel tiempo, la dictadura argumentó que al llevar a su casa a Germán –en La Florida- éste corrió a sacar un arma y atacar a los agentes. Este fallo judicial deja en claro que todo fue un montaje. Fue llevado al lugar y asesinado por los tres antes mencionados criminales.

Germán alcanzó a hacer sus votos temporales en la vida religiosa, ceremonia que cumplió en Barrancas, hoy Pudahuel, donde residía el religioso asesinado. A la ceremonia asistió el carismático líder Clotario Blest.

German Cortes no ingresó a cualquier comunidad religiosa. Los Misioneros de la Sagrada Familia tienen marcado a fuego el sello de nuestro padre fundador Juan Bautista Berthier quien instituyó este instituto religioso, como respuesta a las vocaciones tardías de hombres trabajadores, de pueblo, que buscaban consagrar su vida a Dios. Un viejo y frío cuartel militar fue el hogar de un puñado de hombres guiados por el Misionero de La Salette.

En Chile, la Congregación ha dejado una  huella muy profunda en quienes pasamos por su seminario. Cómo no recordar a Andrés Van Merode, el delgado y alto holandés, lleno de vida y alegría de vivir. A Padre Adrián Hamel, quien dedicó su vida a las cárceles, como capellán. A Juan Pablo de Groot,  gigante con corazón de niño, bueno, sano, alegre. Sin duda, maravillosos sacerdotes y tantos otros que fueron mis compañeros de ruta.

Tanto Germán como yo y otros aprendimos intensas lecciones de humanidad,  espíritu crítico, para hacer una iglesia renovada, abierta y solidaria.

Germán Cortés salió de la Congregación, siguiendo su llamado a trasformar el mundo desde la opción política. Fue detenido y asesinado. Uno de los mejores murió acribillado por cobardes asesinos.

En este día que recuerdo el martirio de Germán, no puedo dejar de recordar a Ita Ford, religiosa asesinada en El Salvador por paramilitares de derecha. La conocí en los muchos andares de aquellos días de dictadura. El recuerdo de la Misionera se une a otras que dejaron una estela de solidaridad, viviendo en poblaciones, trabajando en consultorios, protegiendo y consolando. Esa Iglesia la amábamos, era nuestra, vibraba con nosotros y hacía suya la causa de los pobres. Sin duda, esta iglesia de Ezzatti no es aquella que vivimos y recordamos con intensidad.

German Cortés, Ita Ford, Antonio LLidó  y tantos otros,  santos de nuestro pueblo. Nunca, sin duda, serán canonizados por Roma. Pero qué importa, si en el recuerdo del día a día nos iluminan con su testimonio.

En todos los casos de violaciones a los derechos humanos, que han afectado a sacerdotes, religiosos, religiosas o consagrados, no ha existido querella de parte de la Iglesia en contra de quienes cometieron esos crímenes. Silencio, y muchas veces abandono total hacia sus familiares. Recuerdo a Pepa Llidó, quien denunciaba que al saber que su hermano Antonio estaba siendo torturado en las mazmorras de la dictadura, jamás recibió un llamado de la Iglesia de Santiago para apoyarla.

Desde lo más profundo del corazón deposito un clavel rojo, en el recuerdo y memoria de estos hombres y mujeres que consagraron su vida a Dios y a la causa del pueblo.

¡Hermanos, amigos, compañeros, hasta la Victoria Siempre!

Etiquetas: , , , , » Publicado: a las 6:00 am

COMENTARIOS »
Los comentarios publicados están sólo en plataforma Disqus y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales. Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Disqus para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.