" "
Blog de
  • P. Sebastián Correa

P. Sebastián Correa

Capellán Universidad Gabriela Mistral

#Más Artículos

+ Relacionados

+ Redes Sociales

Etiquetas: , , » Publicado: 10/09/2015

Misericordia y aborto

El anuncio del Papa Francisco de conceder a todos los sacerdotes la facultad de perdonar el pecado de aborto durante el año jubilar de la misericordia parece haber movido las aguas. Detrás de este anuncio hay conceptos que es bueno tener claros.

¿Tiene límite la misericordia de Dios? Ciertamente no. Y la Iglesia tiene como misión hacer tangible esa misericordia infinita de Dios en medio del mundo. Es por ello que no hay pecado que la Iglesia no esté dispuesta a perdonar: asesinato, robo, mentira, estafa… aborto.

Si esto es así, ¿qué tiene de novedoso el anuncio del Santo Padre? Hay algunos pecados cuyo perdón, en razón de su gravedad, están reservados al Obispo o a quien éste faculte. Este es el caso del aborto. Por ser un pecado de extrema gravedad -ya que es un atentado contra la vida de una persona indefensa- sólo los Obispos tienen la potestad de absolverlos en confesión. El Santo Padre, pensando en la profunda ruptura que significa esta dura realidad para muchas mujeres, ha concedido a todos los sacerdotes durante ese año de gracia la facultad de perdonar sacramentalmente a todas aquellas que, estando arrepentidas de corazón, busquen el perdón de Dios por este acto tan contrario al amor divino.

¿Esto implicaría que la Iglesia ha cambiado su posición en contra del aborto? No. Es justamente la conciencia del profundo mal que ejerce el aborto (tanto en la madre como en el hijo) lo que lleva a la Iglesia a tratar de sanar con la misericordia de Dios las heridas de aquellas madres que tomaron esa decisión errada.

La Iglesia, Madre de Misericordia, debe vivir el amor con todos. Es esa necesidad universal lo que la lleva a defender con fortaleza a los pequeños que son amenazados en el vientre de su madre y también a perdonar y acompañar a las madres que optaron por quitar la vida a un hijo.

Si la Iglesia perdona a las mujeres que abortan, ¿por qué no está a favor de legislar al respecto? Por la misma razón que se opondría si se quisiera legalizar la estafa, el robo o el asesinato. Es una ley injusta que atenta contra los más indefensos en su derecho primordial: el derecho a vivir. Dios perdona siempre cuando encuentra un corazón arrepentido. Si no reconocemos el mal por su nombre, y nos arrepentimos de haberlo cometido, dejaremos la misericordia de Dios estéril.

Etiquetas: , , » Publicado: a las 6:00 am

COMENTARIOS »
Los comentarios publicados están sólo en plataforma Disqus y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales. Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Disqus para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.

  • Emilio Gallardo

    Y porque una tendencia religiosa debe imponer su criterio a todas las personas, el Estado está obligado a abrir espacios para la gente que quiera tomar una desición distinta, no somos personas que no renemos criterios propios, la ley no obligaría a todas las violadas a que aborten lo harán los que crean que no quieren vivir todas su vidas en martirio viendo un hijo de un violador, creo que es sicologicamente más digno dejar atrás esa tortura y no seguir por el infinito recordando, habermos personas que no creemos en el martirio permanente, como son el caso de los creyentes, la Iglesia Católica no tiene la moral suficiente para darnos clase de ética, sobran los ejemplos de que el creen y las acciones van por separado. Dejen a las personas que elijan y metanse con sus feligreses, Basta de Hipocrecia.

  • Jean Jenssen

    “Por la misma razón que se opondría si se quisiera legalizar la estafa, el robo o el asesinato.” Entonces Ud me quiere decir, que en TODOS los países desarrollados, donde el Aborto es legal, gratuito y de calidad, han legalizado la estafa, el robo o el asesinato? No me joda, déjese de jugar con la ignorancia de un país y un continente. Mejor preocúpese de explicar el porque mas de 35.000 monjas misioneras, en África, Filipinas y Colombia se han practicado el aborto, con el silencio profundo de su Iglesia. La doble moral, el hecho que su Iglesia haya aceptado el infanticidio y la pederastia a través de los siglos, no le da moral ninguna para opinar sobre el tema, que es algo tan particular y privado de la decisión propia de la mujer.

    • Alfarero

      Jean, lo que el sacerdote menciona en esta columna no es su opinión, sino la ley de Dios, en la que el asesinato, a una persona ya nacida o no, es un mal real, más allá de los muchos errores que las personas que han formado la iglesia a lo largo de su historia puedan haber cometido.
      A ti nadie te obliga a seguir la palabra de Dios, por lo que si no estas de acuerdo estas en todo tu derecho, el mismo que el sacerdote tiene de recordar con fuerza la palabra de Dios. Si tu te sientes “jodido” probablemente algo no cuadra en tu vida, ya que quisieras escuchar de los sacerdotes algo distinto a lo que Dios dice. Difícilmente escucharas algo de una persona que comprende de manera profunda, y al mismo tiempo vive, la palabra de Dios, ya que ha dedicado su vida entera a seguirla, por que sabe que ahí esta la verdad. Si tu no estas de acuerdo, allá tu.

      • Jean Jenssen

        Ahhhy Ud me va decir que vino un Señor de la Nada del Universo y escribió una Ley para la Humanidad? Y como han seguido la palabra de Dios en los 2000 años de Historia, con asesinatos, robos, pasándose por debajo de la sotana los 10 mandamientos y fornicando como los mas perversos. El problema lo tienen los sacerdotes a los cuales los mandaría a trabajar, como cualquier mortal, prohibirles recibir herencias y riquezas de gente tonta y crédula.

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.