" "
Blog de
  • Marcelo Samur F.

Marcelo Samur F.

Gerente General Estudio Jurídico Segal.

#Más Artículos

+ Relacionados

+ Redes Sociales

Etiquetas: , , , , , , , » Publicado: 15/04/2015

La Reforma Laboral es un anacronismo peligroso

La iniciativa del Gobierno ingresó sin grandes modificaciones, manteniendo inalterados sus pilares y sin reconocer la realidad de las micro, pequeñas y medianas empresas. Al parecer, al igual como ocurrió con la Reforma Tributaria, los espacios para mejorar recién podrían generarse en la Cámara Alta.

Esta semana el Ejecutivo envió las indicaciones al proyecto de Reforma Laboral, en medio de un clima de dudas y advertencias respecto al impacto que tendrá la norma especialmente en las pequeñas y medianas empresas. A pesar de las numerosas reuniones de la ministra del Trabajo, Javiera Blanco, finalmente la iniciativa ingresó sin grandes modificaciones, manteniendo inalterados sus pilares.

Al parecer, al igual como ocurrió con la Reforma Tributaria, los espacios de diálogo para mejorar lo presentado recién podrían generarse  en la Cámara Alta. Es lamentable tanta pérdida de tiempo y de oportunidades para avanzar en un tema tan relevante para el país, que pone en juego la estabilidad laboral, nuevas inversiones, el surgimiento de emprendimientos, junto con el crecimiento y sobrevivencia de miles de pequeñas y medianas empresas.

Claramente el proyecto no contribuirá a combatir la desigualdad de ingresos ni la injusticia social. Y peor, tal cual está concebido, no impulsará la productividad ni favorecerá la contratación de trabajadores. En consecuencia,  impactará negativamente en el crecimiento del país, ya perjudicado por otros factores que no es del caso abordar en esta columna.

Frente a una norma que no reconoce la realidad de las micro, pequeñas y medianas empresas, el Legislativo debe considerar seriamente en excluirlas del proyecto porque de lo contrario se pone en grave riesgo a un sector que representa al 98,5% de las empresas del país. Y todo en virtud de que se insiste en aplicarles las mismas condiciones que a las grandes empresas, que representan el 1,5%. Una obstinación peligrosa.

Claramente el proyecto no contribuirá a combatir la desigualdad de ingresos ni la injusticia social. Y peor, tal cual está concebido, no impulsará la productividad ni favorecerá la contratación de trabajadores. En consecuencia,  impactará negativamente en el crecimiento del país, ya perjudicado por otros factores que no es del caso abordar en esta columna.

El mundo desarrollado está tratando de cambiar el exceso de sindicalización y de rigideces del mercado, pensando en otras necesidades, como por ejemplo, la flexibilidad horaria y contractual; el trabajo domiciliario o fuera de las oficinas; la disminución de costos de salida para el trabajador y empleador, capacitación, etc.

La reforma es un anacronismo peligroso. Nos hace pensar que está regulando en un entorno vencido de los años 70 y 80 con una fuerte carga ideológica. Lo que era o fue bueno (suponiendo que así lo fue) no tiene por qué serlo ahora y mañana. Hay algunos personeros que incluso hablan de negociación ramal: hablar de eso en estos años y para una economía con una estructura corporativa con predominación Mipyme es una locura. Por otro lado el Gobierno propone, entre otras cosas, que los beneficios de las negociaciones (como la definición de turnos en caso de huelga o piso de la negociación) no sean extensivas a los trabajadores no afiliados, entregando al sindicato un poder superior al de los inversionistas. Cuesta entender todo esto en nuestro país.

La mejor forma, no la única, de aumentar la estabilidad laboral es con un mercado laboral tendiente al pleno empleo. Es ahí donde el poder de negociación de los trabajadores -de manera directa y sin pasar por un sindicato- puede tener una posición incluso superior a la del empleador. Si no hay pleno empleo, no creo que se puedan garantizar más y mejores trabajos a través de negociaciones ramales u otras ideas similares.

Esperamos que los senadores escuchen los planteamientos de las principales organizaciones que representan a las Pymes en el país y excluyan de la iniciativa a este importante motor de crecimiento.  Y aún más, comiencen a trabajar una agenda urgente Pro-Pyme con una mesa de trabajo que involucra a todos los gremios de este sector.

En este contexto, es importante recordar que durante el primer mandato de la Presidenta Michelle Bachelet se promulgó la Ley 20.416, que estableció normas especiales para las Empresas de Menor Tamaño, reconociendo la naturaleza propia de este tipo de empresas, algo que hoy  la reforma laboral no considera.

Etiquetas: , , , , , , , » Publicado: a las 9:14 am

COMENTARIOS »
Los comentarios publicados están sólo en plataforma Disqus y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales. Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Disqus para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.

  • Germán, Profesor

    Es fácil hablar como empresario (al modo “chilensis”) desde la cúspide de la pirámide para anunciar las penas del infierno y son justamente estas personas, que detentan el poder de la opinión pública, más no la razón de los fundamentos, quienes permiten mantener el “stato-quo” y oponen resistencia a los cambios necesarios. Los profesores, en general especialmente los que trabajamos en el sector privado incluidos los particulares subvencionados, somos un claro ejemplo de la necesidad de “equiparar la cancha” aludiendo al eufemismo inventado por los mismos de siempre. Sólo un dato, los inversionistas y sus mañosas prácticas mantienen desigual este país.

    • nelson castillo cortez

      ¡BRAVOOOOOO TAMBIEN! Germán, Profesor.

  • Aravena Chico

    Yo me pregunto, ¿no será el Plan Laboral -cuyo contenido es único en el mundo- elaborado por José Piñera hace casi medio siglo, vigente aún, e impuesto por un gobierno de facto, lo anacrónico?

    • nelson castillo cortez

      ¡BRAVOOOOOO! Aravena chico.

  • Sergio Rivera Zuleta

    Si hubiera en Chile un Plan Laboral similar a los países desarrollados, en donde los sindicatos tienen capacidad real de negociación, no estaríamos hablando de Reforma Laboral. Pero siempre hay quienes llaman al miedo y al terror, con tal de que en Chile no se avance a una sociedad más justa, inclusiva y más humana.
    Hay que recordar que el trabajo es un medio para vivir, aunque el 10% de los chilenos, los dueños del capital, lo ven como un medio para enriquecerse a costa de la vida de los demás. Si Chile fuera un país justo, en donde se respete el derecho a que el prójimo viva con igualdad de oportunidades y dignidad, ni siquiera estaríamos tocando este tema.

    • jorge pizarro

      EXACTAMENTE. NO PODIA ESTAR MEJOER DICHO.

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.