" "
Blog de
  • Felipe Pizarro Saldias

Felipe Pizarro Saldias

Dirigente social de Providencia.

#Más Artículos

+ Relacionados

+ Redes Sociales

Etiquetas: , , , » Publicado: 02/02/2015

UDI y la política del “palo en la rueda”

La actitud de rebeldía quinceañera que están mostrando los parlamentarios de la UDI frente a las reformas políticas y sociales empujadas por la sociedad civil e impulsadas por el actual gobierno, representa de la manera más clara un ejemplo de esa actitud odiosa, prepotente y arrogante de la que la derecha conservadora chilena ha hecho gala desde los albores de este país.

En Argentina cuando quieren decir que determinada persona está haciendo constantemente problema por todo  y que su actitud sólo contribuye a dificultar las relaciones, entonces esa persona es un “palo en la rueda”.

La actitud de rebeldía quinceañera que están mostrando los parlamentarios  de la UDI frente a las reformas políticas y sociales empujadas por la sociedad civil e impulsadas por el actual gobierno, representa de la manera más clara un ejemplo de esa actitud odiosa, prepotente y arrogante de la que la derecha conservadora chilena ha hecho gala desde los albores de este país.

Pero como a esta altura, cuando la mayoría del país concuerda en que los cambios que se están llevando a cabo en el Congreso son largamente esperados y profundamente necesarios, la actitud de “palo en la rueda” por la que han optado los militantes de la UDI resulta -además de desagradable- una total y absoluta falta de respeto por la sociedad en su conjunto,  pero en especial por todos aquellos que cada cuatro años seguimos creyendo que es importante y necesario ir a votar para elegir a diputados y senadores.

La única manera de que nuestra realidad cambie, de que podamos sacar “el palo en la rueda”, es que en un proceso constituyente todos los chilenos y chilenas de manera libre, democrática y soberana escribamos una nueva Constitución que responda a las necesidades y anhelos de una sociedad moderna, inclusiva, respetuosa de nuestras diferencias y por sobre todo justa.

Es difícil de imaginar cual es el concepto de democracia que tienen estas personas que buscan por cualquier resquicio legal o constitucional, detener este necesario proceso de transformaciones y, de paso, instalar una tercera cámara legislativa en el Tribunal Constitucional,  para poder recuperar ahí el terreno que perdieron en el debate democrático. Y ustedes me perdonarán, pero este tribunal puede representar mucho para muchos y en muchas instancias, pero está lejos de representar una instancia democrática donde se manifieste la soberanía popular. Para todos debe estar claro que  sólo el Congreso Nacional es la institución llamada a cumplir ese rol, por más que muchos podamos criticar en el presente su real representatividad social y política.

El problema de fondo de esta democracia que tenemos, más allá de la actitud cabrona y patronal de estos sectores políticos ultraconservadores, es que esta instancia está contemplada en la Constitución y es entonces ahí  donde se hace necesario usar no sólo retroexcavadora sino que algo mucho más potente.

El origen antidemocrático de esta Constitución, que está hecha a la medida de los grupitos que hoy la defienden a ultranza, es la que no permite que en Chile tengamos una democracia plena y que estemos obligados a convivir aún con ataduras autoritarias generadas para mantener un status quo, que nos impide dar un paso cualitativo y cuantitativo en el mejoramiento de las condiciones de vida de miles de chilenos y chilenas.

Se hace entonces de vital importancia, que todos entendamos la conexión que hay entre la constitución que hoy nos rige y la permanente incapacidad de nuestras instituciones por generar de manera efectiva los cambios necesarios para poder avanzar en la transformación de un Estado que pueda estar al servicio de todos y todas los chilenos y no que siga estando cooptado por pequeños grupos de poder políticos y empresariales conservadores, que insisten en tratar de hacernos vivir en el marco de concepciones económicas, religiosas, morales e institucionales que cada vez se alejan más de una sociedad chilena, que quiere y no puede avanzar hacia la plena libertad y un desarrollo económico armónico, que genere las riquezas necesarias para que todos vivamos en las mejores condiciones posibles.

La Constitución del 80, no sólo no permite los cambios necesarios para alcanzar estos objetivos, sino que además en sí misma  es una trampa que no genera las condiciones  para que ella  cambie.  Está claro, entonces, que la única manera de que el pueblo chileno se asegure que esto ocurra de manera democrática y participativa es que de una buena vez, las fuerzas sociales y políticas lleguen a un gran acuerdo nacional en pos de levantar una Asamblea Constituyente que asegure las condiciones mínimas, para la redacción de una nueva Carta Fundamental.

La única manera de que nuestra realidad cambie, de que podamos sacar “el palo en la rueda”, es que en un proceso constituyente todos los chilenos y chilenas de manera libre, democrática y soberana escribamos una nueva Carta Fundamental que responda a las necesidades y anhelos de una sociedad moderna, inclusiva, respetuosa de nuestras diferencias y por sobre todo justa.

Etiquetas: , , , » Publicado: a las 8:45 am

COMENTARIOS »
Los comentarios publicados están sólo en plataforma Disqus y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales. Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Disqus para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.

  • EvaFloresHerrera

    Quizás la bajísima aceptación de la gente por partidos extremistas de derecha como la UDI sea un manera de sacar el palo de la rueda.

  • Benjamin H. Rojas

    Yo creo que con el correr del tiempo, el pueblo se ha ido dando cuenta, de lo reaccionario y fundamentalistas que la UDI y los sectores ultraconservadores han llegado a ser. A ellos no les importa que una mujer muera con tal de dar vida a una criatura que desde antes que nazca, se sabe que no sera un ser viviente, sino un vegetal sin cerebro y eso los retrata de cuerpo entero, que son fundamentalistas al estilo musulman!!

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.