" "
Blog de
  • Orlando Alfonso Olave

Orlando Alfonso Olave

Twitter @oaolave

#Más Artículos

+ Relacionados

+ Redes Sociales

Etiquetas: , , » Publicado: 20/01/2015

La UDI en busca de su redentor

El partido gremialista ha demostrado en esta crisis una tremenda incapacidad para diseñar sus estrategias comunicacionales. Incapacidad manifestada también en la construcción de su identidad ideológica que se resiste a abandonar sus cargas simbólicas que la vienen desintegrando. ¿Tiene entre sus líderes quién les permita un cambio y renovación?

Ante la crisis que enfrenta la UDI, ésta se ha empecinado en  tomar el camino corto, el cliché y  la cuña periodística para enfrentar lo que requiere de algo más que un slogan.

Mientras en la vereda de enfrente, la Nueva Mayoría peca de ingenua al esgrimir la teoría del empate para defenderse del #yategate.

Los problemas comunicacionales, los errores no forzados y los actos fallidos han sido la línea conductora del fracaso de ambas coaliciones por convencer a los ciudadanos de su vocación pública.

El factor comunicacional y las pautas de prensa de las coaliciones no son funcionales a la conducta de sus actores. No es suficiente una buena frase, ya que éstas no sirven para detener el alud del descrédito que sufren los partidos y sus dirigentes.

La calle, las redes sociales y el electorado que aún persiste tienen mayores  exigencias y  piden más compromisos a la clase política. A toda la clase política.

Los problemas comunicacionales, los errores no forzados y los actos fallidos han sido la línea conductora del fracaso de ambas coaliciones. No es suficiente una buena frase, ya que éstas no sirven para detener el alud del descrédito que sufren los partidos y sus dirigentes.

Sin duda alguna lo que la UDI ha demostrado en esta crisis es una tremenda incapacidad para diseñar sus estrategias comunicacionales. Incapacidad manifestada también en la construcción de su identidad ideológica que se resiste a abandonar sus cargas simbólicas que la vienen desintegrando. Sin embargo, es la conducta, la cultura corporativa y el ejemplo personal de sus líderes lo que construye la marca, por lo que toda la imaginería política de la UDI no es suficiente para sortear estos momentos, sino que  conspira para minar sus propios cimientos.

La UDI no fue capaz de  rectificar su relato para hacerse eco de lo que sus electores querían de ella.  Este partido insiste en su pasado, de tal forma que no se hace cargo de la evolución de aquel electorado que la convirtió en su momento en el partido político más importante del país.

El anhelado Partido Popular de la derecha chilena ha dejado de serlo de la manera más brutal. Ha caído en su propio entramado ideológico y su base electoral tendrá que lidiar entre la verdad de sus actos y su discurso mal diseñado.

Sus actuales dirigentes han venido creando un partido político de minorías. No tienen  la convicción necesaria para calibrar  la opinión de la calle y de las redes sociales, mundos que le son ajenos casi por doctrina. Se han quedado en el asistencialismo y el paternalismo de antaño con sus electores, y eso hoy, no es suficiente. No funciona.

En este mismo contexto, la ex Concertación, producto de la candidatura de Bachelet  logró zanjar las deudas pendientes con su electorado, asumiendo nuevos compromisos coherentes con los gritos de la calle. La NM se reinventó confrontando su propio pasado y enfrentando a sus propios aliados.

La NM se  reconstruyó  sobre la base de su candidata presidencial, desde un nuevo liderazgo que le cambió -o rectificó- su alma política.

¿Tiene la UDI entre sus líderes quién les permita un cambio y  renovación en su impronta ideológica y estrategia electoral? ¿Un líder audaz que logre reinventar a este partido desde sus deteriorados cimientos?

Quizás, y como suelen creer quienes profesan una fe, todos los hechos ocurren para mejorar la situación que viven.

El dicho criollo “no hay mal que por bien no venga”;  le calza a la perfección a la UDI que se debe enfocar en desprenderse de sus cargas ideológicas innecesarias y obsoletas. La cuestión no es  maquillar su imagen, ya que a la primera exposición a la luz y al agua, se desprenderán los colores y el nuevo diseño revelará sus antiguas formas.

Es así que en términos bíblicos y de fe, la UDI requiere de un redentor para redimirse de su actual estado y buscar su nuevo camino.

Y para aquello deben olvidar lo que algunos analistas han sugerido; que la UDI iniciaría una cacería post #pentagate para debilitar a su oposición y evitar así, el camino difícil de su redención.

Mientras escribía esta columna me entero de la propuesta de Andrés Allamand por conformar un partido único que reúna las expresiones de la derecha y centro derecha política, en un símil de lo que fue la Concertación y es la Nueva Mayoría.

En mi opinión, la Nueva Mayoría ha tenido una cultura de coalición y en su concepción filosófica la diversidad  y el disenso es su  fundamento ideológico. La derecha, en cambio, es por naturaleza  de una ideología hermética, filosófica mente determinista, con un sentido casi religioso de lo político y el ordenamiento social. Se concibe en una estructura de poder  jerárquico piramidal que no permite la diversidad de opiniones y no está abierta a estados más democráticos.

Hernán Larraín ha respondido a Allamand diciendo que “ya  se ha intentado lo del partido único y las alianzas nunca lograron un fin esperado”,  asegurando que gracias a que hoy carecen de liderazgos fuertes es posible intentar una nueva coalición.

Ese es precisamente el punto donde la derecha se equivoca: sin un nuevo liderazgo fuerte,  no es posible la unidad ni el cambio de un sector político; de tal forma que la oposición tendrá que  seguir esperando por su redentor. Digo redentor, precisamente por la visión doctrinal religiosa que este sector tiene de la vida en general y de la política en particular.

Etiquetas: , , » Publicado: a las 9:48 am

COMENTARIOS »
Los comentarios publicados están sólo en plataforma Disqus y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales. Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Disqus para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.

  • jorge pizarro

    LA MATHEI, ES LA PERFECTA PAPISA PARA LA NUEVA CATEDRAL DE OSSANDON. SERIA COMO LA PAPISA BORGIA (PARA EL ROBO) CLARO QUE TENDRIA QUE HACERCE UN TRANSPLANTE DE CABEZA Y OTRO DE CUERPO.

  • Juan Perez

    La UDI acorralada solo va hacer lo que sabe hacer en estos casos: tratrar de producir caos y desestabilización. va mandar a sus milicos en retiro e poner bombas, donde desaparecen las cámaras, y luego va a culpar a vegetarianos y movimientos sociales, luego van a decir que el gobierno no puede controlar la violencia, para eso tienen la ayuda de quintacolumnistas de la derecha dentro del propio gobierno como Aleuy.

    Los quintacolumnistas dentro de la NM no tienen como objetivo destruir al gobiemo, pero van seguir el juego de la UDI y en vez de investigarlos van buscar un chico expiatorio, ya que comparten el mismo objetivo con la UDI que es no hacer cambios en el pais.

  • Benjamin H. Rojas

    Es lamentable para la UDI y sus militantes, el problema es que nacio fundamentalista y corrupta, se desarrollo de la misma forma junto a sus filantropos empresariales y fallecera por fundamentalista y corrupta, porque tal como lo expone el Sr. Olave, no esta dispuesta a cambiar su filosofia, ni sus principios desde su fundacion.

  • Juan

    Coincido plenamente con el análisis de Orlando Alfonso Olave…. Una buena forma de análizar a la UDI en sus conceptos más arraigados, es escuchar a los opinólogos Sergio Melnick, Fernando Villegas y Joaquín Lavín.
    Ellos no se dan cuenta de la limitación extrema de su lenguaje en empatizar y comunicarse con los ciudadanos.
    “Los estudiantes y los pobres tienen que aceptar su realidad no más” (Sergio Melnick).
    “Si ves un pordiosero muriendo en la calle, déjalo morir, él ya escogió su opción” (Axel Kaiser). “Lo que necesitamos para resolver de una vez todos los problemas de nuestro país es un nuevo golpe de estado” (Fernando Villegas)
    Recordando lo que dijo Jesus dirigiendose a su padre “Señor perdonalos no saben de lo que hablan”.
    Buscan a los empresarios para asegurar el financiamiento de sus campañas electorales.
    La frustración de no poder sujetar el deseo de cambios en la gente, y la necesidad de imponer su idea de que “no es necesario hacer ningún cambio” muestra a la UDI como un partido clasista, ultraconservador, que trata de imponer su religión por el miedo al demonio (Opus Dei).

  • Juan

    Las voces de la UDI han validado la profunda desigualdad como algo natural para su conveniencia, dicen que no se puede atacar con políticas públicas sin provocar desocupación y una detención de la actividad económica en Chile, (Sergio Melnick expresa su criterio retrogrado: “Los pobres y los estudiantes tienen que aceptar su realidad no más”).
    La UDI avala la evasión y la elusión de impuestos, además del fraude al FUT y el financiamiento de las campañas políticas rebajando las bases de impuestos con boletas ideológicamente falsas y contratos forward como algo normal del modelo que viene ocurriendo hace más de 10 años, (Sergio Hirane dice “pero si es del ADN de los empresarios el buscar todas las formas de evitar pagar impuestos”, validando la tramposa práctica en la que el mismo cayó y fue formalizado por el SII).
    Todos estos señores buscan provocar un nuevo golpe de estado como una forma de frenar ir a la carcel por integrar una asociación política ilicita para deliquir….. Podrán lograr que renuncie la presidenta Michelle Bachelet pero no podrán escabullir su responsabilidad ante la justicia ni acceder al poder con los militares.

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.