" "
Blog de
  • Isaías Sharon

Isaías Sharon

Coach internacional y director ejecutivo de Smart Coach.

#Más Artículos

+ Relacionados

+ Redes Sociales

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 22/10/2014

El Lobo de Wall Street y el camino de regreso

En días en que en Chile se habla del caso Penta y están frescos los recientes casos de colusión entre empresas, la visita de Jordan Belfort puede llegar a parecer inoportuna. Sin embargo, su testimonio es una lección de vida para sacar lecciones.

El próximo 24 de noviembre se presentará Jordan Belfort en Casa Piedra, la persona que inspiró por medio de su libro auto-biográfico la película “The Wolf of Wall Street”, protagonizada por Leonardo DiCaprio. Dicho evento también me encontrará como expositor hablando sobre cómo definir metas de alto impacto, entregando técnicas y herramientas aplicables para emprendedores y público en general.

En el marco de este importante seminario es que he querido compartir una reflexión personal, dada la controversia que produce la historia de Belfort como un exitoso inversionista, pero quien fuera condenado a prisión y a pagar millonarias multas por defraudar a muchos con sus negocios especulativos.

En días en que en Chile se habla del caso Penta y aún siguen frescos en la memoria recientes casos de colusión entre empresas, la venida de Belfort puede llegar a parecer inoportuna e incluso inadecuada. Sin embargo, creo que hay cosas importantes de aprender en un camino de regreso.

¿Cuántas veces has cometido un error del cual te arrepientes? ¿Qué has hecho para reparar el daño de tu error? ¿Cuántas cosas aprendiste de esa experiencia? Seguramente si nos hacemos estas preguntas y las respondemos con sinceridad, podemos percibir a personas como Belfort de una manera algo más constructiva. ¿Cuántas cosas puede enseñar alguien que ha pasado por ese camino?

Cuando las personas experimentamos grandes descensos en nuestras vidas personales y/o profesionales, lo que realmente hacemos es acumular una enorme cantidad de lecciones y aprendizajes que puestas al servicio de otros objetivos, pueden impulsar a la concreción de proyectos nobles e ideas que aportarán no sólo a quienes las lleven a la práctica, sino también al entorno en que se desarrollarán.

¿Cuántas cosas harías diferente luego de esa lección de vida? Probablemente son muchas. Porque es eso lo que sustenta el proceso de crecimiento personal que experimentamos los seres humanos. De vivenciar, aprender y con ese aprendizaje volver a calibrar en nosotros mismos una serie de creencias, costumbres, acciones, etc.

Si en este instante haces el ejercicio de revisar a importantes compañías en diversos momentos de sus procesos de desarrollo, te darás cuenta que muchas veces eligieron a altos directivos que habían tenido estrepitosos fracasos en otras empresas. Aunque eso pueda parecer extraño, es bastante evidente. Esos ejecutivos habían aprendido muchas cosas que no debían hacer y otras que deberían hacer diferente para que sus resultados fueran mejores esta vez.

Es así, que cuando nos enfrentamos a lo que algunos llaman “fracaso” o cometemos lo que podríamos denominar como un “error”, lo que realmente tenemos entre las manos, es una hermosa posibilidad de aprender y sacar lecciones que si las usamos correctamente podrán hacer de nosotros personas diferentes, y acercarnos un poco más a quienes verdaderamente queremos ser mañana. Y tú ¿qué harás diferente ahora?

Etiquetas: , , , , , » Publicado: a las 9:08 am

COMENTARIOS »
Los comentarios publicados están sólo en plataforma Disqus y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales. Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Disqus para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.

  • jorge

    Estimado Isaías, creo que en muy grave confundir “errores” con “delitos”. Un “fracaso” con un “crimen”. Evidentemente todos cometemos errores , pero no necesariamente cometemos delitos. No tener clara esta distinción es un “error” muy grave. Espero que lo corrijas.
    Jorge

  • René.

    Muy interesante Isaías, quizás deberían sortear entradas para el evento de noviembre.
    Respondiendo un poco a Jorge, creo que los errores pueden llegar hasta el límite de convertirse en delitos, por lo que llamarle error no es un desacierto. Hacer la diferencia desde el punto de vista de “no cometí delitos”, sólo entrega una vida extra de moralidad (ya que está de moda el Candy Charsh) al que lo plantea.
    Saludos.

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.