" "
Blog de
  • Carlos Ernesto Sánchez

Carlos Ernesto Sánchez

Escritor y presidente de ONG Centro de Estudios del Medio Ambiente y Defensa de los Animales.

#Más Artículos

+ Relacionados

+ Redes Sociales

Etiquetas: , , , » Publicado: 01/07/2014

Felipe Berríos: Profeta para nuestros días

Con las palabras del cura jesuita, mis lágrimas rodaron. Han sido años de estigmatización, dolor, vergüenza, marginación. Escuchar que Dios ama a un homosexual, que no somos hijos del pecado ni marcados por la maldición, es una noticia que duele y repara.

Entre  tanto comentario sin profundidad y compromiso que se expresa  a través de los medios de comunicación, escuchar las palabras del sacerdote Felipe Berríos en un programa de Televisión Nacional fue refrescante y emocionante.

El cura no es un joven recién salido del noviciado, con  mochila de sueños pastorales. Es un religioso de edad madura, con largas caminatas en la vereda de la iglesia con  defectos y virtudes. Esa noche en “El Informante”, Berríos proyectó  vigor, fuerza, esperanza, profetismo.

En un país de tanto cobarde que prefiere tirar la piedra y esconder la mano  o criticar no con opinión propia, sino según diga la mayoría, el cura dijo desde lo más profundo y con respeto, con lenguaje calmo, lo que muchos pensábamos y hemos callado.

No cabe duda que el jesuita debe amar mucho a la iglesia, porque sólo quien ama es capaz desde su corazón  dedicar palabras corrigiendo, encauzando los caminos que el tiempo ha desviado.

Nadie duda que la iglesia es santa y pecadora. Está formada por hombres, con esa inmensa realidad que significa ser hombre, pero también es santa, guiada por Jesús, el hijo de Dios hecho hombre. Dos realidades que plasman día a día su actuar, donde la santidad se vive en miles de acciones y también en hechos repudiables que duelen y rebajan nuestra realidad de hijos de Dios.

Las palabras del cura jesuita deberían ser con frecuencia prédicas de obispos y cardenales. Los gritos de los pobres y marginados ser sustento de homilías y acción de los prelados. No es hora de monseñores y príncipes de la Iglesia, no es hora de profesionales de la fe. Es hora de hombres y mujeres locos de amor por el Nazareno y sus predilectos, los pobres entre los pobres.

Felipe Berríos nos habló con profunda humanidad. Para algunos de los grupos nombrados,  como homosexuales,  pobres, separados o mujeres que vienen del dolor del aborto, sus palabras acogedoras, llenas de dignidad, impactaron. En mi caso, lágrimas rodaron. Han sido años de estigmatización, dolor, vergüenza, marginación. Escuchar que Dios ama  a un homosexual, que no somos hijos del pecado ni marcados por la maldición, es una noticia que duele y repara.

La iglesia de Jesús la representa el cura Berríos. No condena sino acoge. No critica sino dialoga. En él la figura de Cristo adquiere rostro humano. Ya no es el Cristo acusador que jamás baja de la cruz.

El profeta no es un sujeto que sólo viene a denunciar los pecados de la comunidad. El profeta es aquel que denuncia y anuncia. Un valiente que no teme morir por denunciar a poderosos. A los ojos del mundo algunas de las declaraciones emitidas por el sacerdote no fueron prudentes. Pero nadie puede decir que no fueron proféticas.

A todo el país –sin odio- dijo lo que era necesario escuchar para entender: vivimos en una sociedad en pecado, alejada de los pobres, crucificada en el consumismo y falta de solidaridad, clasista.

Las palabras del cura jesuita deberían ser con frecuencia prédicas de obispos y cardenales. Los gritos de los pobres y marginados ser sustento de homilías y acción de los prelados. No es hora de monseñores y príncipes de la Iglesia, no es hora de profesionales de la fe. Es hora de hombres y mujeres locos de amor por el Nazareno y sus predilectos, los pobres entre los pobres.

Excelente la entrevista al padre Felipe Berrios,  profunda lección de humanidad, testimonio fiel de amor al resucitado.

Etiquetas: , , , » Publicado: a las 9:41 am

COMENTARIOS »
Los comentarios publicados están sólo en plataforma Disqus y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales. Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Disqus para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.

  • EvaFloresHerrera

    El cura Berrios es un tremendo ser humano, después un cura, que dijo verdades dolorosas para todos los chilenos arribistas, clasistas, egoístas, que viven segregados cada uno en su mundo. La pobreza y la desigualdad les importa un comino. Este cura es la excepción entre las excepciones. Escucharlo fue una maravilla. Berrios es un ser humano maravilloso. Ojalá hubiera mas personas como él. Pero hay poquitos. De los “príncipes” de la iglesia ni uno.

  • Rita Salim

    Excelente su artículo Sanchez. El padre Berríos cumple con el mandamiento de amar a su prójimo. Además es muy valiente en este país de inquisidores.

  • Jaime Arcos

    FALTAN MUCHOS PADRES BERRIOS ESPECIALMENTE ENTRE LA JERARQUIA. OREMOS PARA QUE TENGAMOS MAS PROFETAS QUE DEN SU VIDA POR LA VERDAD.

  • MARIO C

    SIN DESMERECER SU HONORABILIDAD COMO SER HUMANO PERO EL CURA BERRÍOS NO REPRESENTA LA IGLESIA DE JESÚS. SUS COMENTARIO EN ALGUNAS APRECIACIONES INDICAN LA IGNORANCIA MÁXIMA CON RESPECTO A LOS PRINCIPIOS Y DOCTRINAS FUNDAMENTALES DE LA BIBLIA, SOBRE TODO EN EL PUNTO RELACIÓN HOMBRE DIOS. ESTAMOS DE ACUERDO QUE DIOS AMA Y NO DISCRIMINA PERO TAMBIÉN DIOS ESTABLECE PARÁMETROS Y FORMAS PARA ESTAR EN COMUNIÓN CON ÉL Y SER SUS HIJOS. HAY UNA VERDAD INEQUÍVOCA EN EL EVANGELIO DE JESÚS Y ES HECHO DE QUE EL EVANGELIO DE JESÚS SE FUNDAMENTA EN PRINCIPIOS ÉTICOS, MORALES Y ESPIRITUALES QUE NO SON TRANSABLES NI MUTABLES EN EL TIEMPO COMO TAMPOCO SON TRANSABLES NI MUTABLES POR PENSAMIENTOS Y FILOSOFÍAS HUMANAS. LOS PRINCIPIOS DE DIOS YA ESTÁN ESTABLECIDOS Y NINGÚN HOMBRE FUESE QUIEN FUESE PUEDE CAMBIAR ESTA REALIDAD Y VERDAD. NO TRATEMOS DE CALMAR NUESTRAS CONCIENCIAS NI JUSTIFICAR DELANTE DE DIOS NUESTRAS FALTAS Y ERRORES CAMBIANDO LO QUE EL ESTABLECIÓ DESDE LA ETERNIDAD.

    • Gregorio Navarro

      asi decia un Obispo torturador, ojo por ojo

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.