" "
Blog de
  • Ana Piquer

Ana Piquer

Directora ejecutiva de Amnistía Internacional Chile

#Más Artículos

+ Relacionados

+ Redes Sociales

Etiquetas: , , , , , , » Publicado: 02/06/2014

Derechos sexuales y reproductivos: no sólo aborto, pero no sin aborto

Centrar el debate sólo en aborto y en la falsa dicotomía de “pro-vida” versus “pro-aborto” es reducir un asunto mucho más complejo. Hay que mirar la integralidad de los derechos sexuales y reproductivos, de los cuales el aborto debe ser parte fundamental pero en ningún caso exclusiva.

Ya se ha dicho y escrito mucho acerca del discurso de la Presidenta del 21 de mayo. Hubo dos cosas -entre otras- que llamaron la atención: la ausencia de temas vinculados a la diversidad sexual, y el anuncio de la intención de avanzar hacia la despenalización del aborto en tres causales. Ambas cosas se han hablado separadamente y desde distintas miradas.

Lo que no quisiera es que esto lleve a una mirada fragmentada de lo que son los derechos sexuales y reproductivos, en cuanto a derechos humanos.

Los llamados derechos sexuales y reproductivos son un conjunto de derechos y libertades, consagrados o derivados de distintos tratados internacionales de derechos humanos, que tienen que ver con el disfrute pleno de la sexualidad y la capacidad de las personas de tomar decisiones libres, informadas y sin temor a represalias. Son derechos básicos para la realización de los derechos humanos de cualquier persona, porque se vinculan con el disfrute del bienestar físico, emocional, mental y social. Su realización puede mejorar la salud en general y las relaciones personales y, además, ayuda a conseguir la igualdad de género y el empoderamiento.

La demanda por normas igualitarias en materia de matrimonio y unión civil para todas las parejas, incluidas las del mismo sexo, se basa precisamente en estos derechos. Se vincula con la libertad de tener una vida sexual satisfactoria, segura y placentera, determinando la propia orientación sexual o identidad de género; el derecho a elegir pareja sexual o conyugal; el derecho a contraer matrimonio y formar una familia, y a vivir en diferentes formas de familia.

la demanda por la adopción de una ley de identidad de género, también tiene un sustento en derechos humanos. Se basa en el derecho a determinar la propia orientación sexual e identidad de género, con independencia del género asignado al nacer.

De la misma forma, la demanda por la adopción de una ley de identidad de género, también tiene un sustento en derechos humanos. Se basa en el derecho a determinar la propia orientación sexual e identidad de género, con independencia del género asignado al nacer.

La necesidad de contar con educación sexual e información oportuna sobre sexualidad y reproducción, también es materia de derechos humanos. El que se hagan realidad los derechos a decidir ser o no sexualmente activo, a tener una vida sexual satisfactoria, segura y placentera, a mantener relaciones sexuales consensuales, a elegir pareja sexual y/o conyugal, a decidir libremente el número de hijos/as, el espaciamiento entre ellos/as y el momento de tenerlos/as, depende por completo de que las personas cuenten con la información y el empoderamiento necesario para hacer valer e implementar sus decisiones.

La exigencia de que se garantice el acceso a anticoncepción, incluyendo la de emergencia a todas las personas que lo requieran, también forma parte de esto. El derecho a decidir el número, espaciamiento y oportunidad para tener hijos/as, depende de este acceso e información, así como el acceso a servicios de salud adecuados.

La necesidad de tomar medidas para prevenir, investigar y sancionar toda forma de violencia sexual también es esencial. Toda persona tiene derecho a vivir libre de sufrir violación o cualquier forma de violencia de género (como embarazo o esterilización forzados, mutilación genital femenina o aborto forzado), y a acceder a reparaciones por los actos de violencia sexual o de género de que sea víctima.

Y sí, la necesidad de avanzar hacia la despenalización del aborto y a garantizar acceso a servicios seguros de salud para poder practicarse uno en caso que la mujer haya sido violada o si su vida o su salud están en peligro, o en caso de complicaciones surgidas a raíz de un aborto, también es parte de estos derechos. En esta línea, el anuncio del Gobierno al parecer estaría dando un paso adelante, pero parcial. La despenalización del aborto sólo en tres causales no necesariamente garantiza el acceso a servicios seguros.

El aborto puede verse como algo separado de todo lo anterior, pues éstos son temas de menor nivel de polémica en la actualidad. Si una persona cuenta con información suficiente para vivir su sexualidad y tomar decisiones acerca de su reproducción libremente, si tiene acceso a anticoncepción y a información suficiente acerca de cómo utilizar debidamente los diferentes métodos disponibles, es probable que disminuyan los embarazos no deseados y, por ende, los abortos. Si los anticonceptivos de emergencia están debidamente disponibles, también disminuyen los embarazos no deseados, pudiendo incluso disminuir los casos de embarazo como consecuencia de una violación. Si se logra disminuir la violencia de género, es probable que los embarazos productos de violación también disminuyan. Una mirada integral a los derechos sexuales y reproductivos puede, en la práctica, disminuir los casos de aborto.

El anuncio del Gobierno al parecer estaría dando un paso adelante, pero parcial. La despenalización del aborto sólo en tres causales no necesariamente garantiza el acceso a servicios seguros.

Pero el aborto nunca puede quedar completamente fuera de la mesa. Cuando una mujer ha sido violada y su embarazo continúa, pues no tuvo acceso a la píldora del día después o no se atrevió a denunciar la violación (y por tanto no operaron los protocolos aplicables, que incluiría la administración de anticoncepción de emergencia); cuando está en peligro su vida o su salud, todo lo anterior no sirve. Por lo tanto, debe ser la mujer quien, libre e informadamente y sin temor a represalias legales o sociales, debe poder decidir si quiere continuar o no con su embarazo. Cada mujer debe tener la posibilidad de decidir de qué manera, de acuerdo a sus circunstancias, vivencias, experiencias, creencias, puede sobrellevar de mejor manera la difícil situación en que se encuentra.

Si al abortar corre riesgo de ser criminalizada, en la práctica, se la está obligando a continuar el embarazo. Ya se ha dicho en instancias internacionales: obligar a una mujer a continuar un embarazo en estas condiciones es equivalente a un trato cruel, inhumano y degradante infligido por el Estado en su contra.

Centrar el debate sólo en aborto y en la falsa dicotomía de “pro-vida” versus “pro-aborto” es reducir un asunto mucho más complejo. Si hablamos de aborto, sin hablar también del reconocimiento a distintas formas de vivir la sexualidad, la orientación sexual y la identidad de género, de cómo prevenir la violencia sexual y de género, de la necesidad de hablar abiertamente de sexualidad y control de natalidad, de cómo garantizamos el acceso a anticoncepción y anticoncepción de emergencia y a información acerca de cómo usarla, estamos mirando la cara más extrema de la problemática y dejando de mirar la integralidad de los derechos sexuales y reproductivos, de los cuales el aborto debe ser parte fundamental pero en ningún caso exclusiva.

Etiquetas: , , , , , , » Publicado: a las 8:23 am

COMENTARIOS »
Los comentarios publicados están sólo en plataforma Disqus y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales. Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Disqus para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.

  • Daniel Chamorro

    Los estudios científicos estiman que los abortos espontáneos se cuantifican en forma estimada en un 30% de los embarazos. En ellos se incluyen:
    a) Fecundaciones de óvulo que no alcanzan a anidar en el útero, y el cuerpo desecha los cigotos. La mujer no alcanza a darse cuenta del hecho.
    b) Fecundaciones anidadas que son eliminadas por el cuerpo por muchas y diferentes causas antes de los 3 meses. Aquí la mujer ya sabía de su embarazo, pero su cuerpo lo rechazó espontáneamente.
    c) Muerte del feto durante el desarrollo fetal. Mucho menos frecuente que los dos anteriores.
    Con eso, se puede decir que la naturaleza (dios, para algunos) es la principal abortera.

    • Eduard

      siguiendo la misma lógica, la naturaleza es la principal asesina, torturadora (enfermedades con dolor), violadora de derechos humanos… fuck you naturaleza…. y pensándolo bien, si la muerte es algo natural, que ocurre siempre, entonces que se nos dé el derecho a matar a cualquiera¡¡¡¡…

      • andrea

        El aborto terapéutico es para salvar la vida de la madre si ocurre una complicación. Por otro lado el aborto general se practica antes del tercer mes cuando no hay feto, sino embrión y eso no es un ser humano.

      • Daniel Chamorro

        No entendiste, viejo…
        La naturaleza se encarga de seleccionar a los que pueden crecer. Crecen los más fuertes. Y si se desarrolla uno más débil, hay que dejarlo crecer mientras no sea un peligro para la madre. Entre proteger a un ser humano y a uno que aún no lo es, me quedo con la protección al primero.
        Y, por último, que la mujer decida si quiere tener un hijo con riesgo de su propia vida. Si decide que no, podrá acceder a la oportunidad de tener otros hijos. Si decide que sí, tendrá claro que es probable que no pueda darle a ese hijo la posibilidad de crecer con su madre.

  • Eduard

    Pregunta… cuántas mujeres mueren en Chile a causa de un embarazo, y cuya muerte pudo ser evitada con un aborto, y el doctor se negó a practicar??.. la respuesta es simple y clara.. 0, cero, none, ninguno…. entonces qué es eso del aborto terapéutico?.. para qué sirve?.. la respuesta también es simple, para dar pie a la liberación del aborto como existe hoy en los países “desarrollados”, para sacarse la “resaca” de una noche, éste sería el primer paso.
    Algunos dicen, y si el embarazo es producto de una violación?… bueno, entonces, y para ser consecuentes, tomemos a todos los niños nacidos, producto de una violación, tomemos unas buenas tijeras de cortar paso, y cortémoslos en pedacitos, que es lo que está pidiendo esta gente, que no se da cuenta que un ser humano de 1 mes, o de -1 mes es un ser humano igual… y de -8 meses también.

    • Daniel Chamorro

      Un huevo compuesto por 8 células a los 3 días de la fecundación NO PUEDE considerarse un ser humano. Después de 8 o 9 días recién se implanta en el útero, y sigue siendo un huevo formado por mayor número de células. ¿Qué pasa si no se implanta? La mujer no se da ni cuenta del embarazo y el “ser humano”, es expulsado del cuerpo.
      A partir de la cuarta semana, el embrión empieza a desarrollar los vestigios de sus futuros órganos y aparatos, y en esta etapa resulta muy sensible a cualquier daño capaz de alterar ese desarrollo. Si hay un daño importante, el embrión (¿ser humano?) muere y es expulsado por el cuerpo. Ya la mujer puede sospechar embarazo por la pérdida de menstruación.
      Al tercer mes el embrión se llama feto y mide unos 9 cm. Pierde la apariencia asexuada y se aprecia nítidamente su condición masculina o femenina. Todos sus órganos se encuentran formados y de ahí en adelante sólo deberían perfeccionarse. El feto aumenta su resistencia contra agentes agresores, pero aún hay riesgo de aborto espontáneo.

      Si el 30% de los embarazos termina en aborto espontáneo, todos esos huevos y fetos ¿se van al cielo con alitas y aureolas pequeñitas? ¿Cómo reconoceré allá al hijo que pude tener, y que mi mujer abortó antes del 3er mes? Los cristianos me dirán que no lo encontraré porque yo estaré en el infierno…

  • gvap hugh

    los defensores de la vida deberían de preocuparse por la vida de las mujeres que hoy están corriendo riesgos de muerte sin ayes ni peros. que tanto aman la vida deberían de mostrar compasión con débiles y las mas pobres. el derecho a la vida de todo ser humano de vivir en paz es distinta al derecho de procreación. en el derecho de la procreación no existe leyes y si existieran se estaría violando a la libertad de cada ser humano. el gobierno estado se encarga de la estabilidad y seguridad de cada ser humano. pero no puede esclavizar de entrometerse en las reproducciones humanas ni tampoco decidir u obligar a las personas tener el numero de hijos. la procreación es intimo de cada ser humano. y como intimo personal y privado no se puede violar esa ley.

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.