" "
Blog de
  • Horacio Llovet

Horacio Llovet

Ingeniero Comercial. Especialista en Recursos Humanos. Director ejecutivo Tu Primera Pega. Twitter @doctorpega

#Más Artículos

+ Relacionados

+ Redes Sociales

Etiquetas: , , » Publicado: 28/05/2014

El error de las falsas creencias

En muchas ocasiones se comete el error de creer que un buen soldado será un buen general. Existen muchísimas empresas que sólo dan ascenso, sin la preparación necesaria para ejercer el liderazgo. Mi consejo: cultive la humildad y la empatía. Y sea un estudiante permanente de las habilidades de un buen líder.

Hoy en día el crecimiento y desarrollo interno se ha tornado como un gran motor de retención dentro de las empresas para aquellas personas que se las considera “talentosas”. Pero por el rápido y ágil mundo laboral en el que vivimos, caemos lamentablemente en el gran error de creer que determinada persona, por sus competencias individuales destacadas, puede o podrá ser un buen jefe o gerente. Aquí chocamos con lo que yo llamo el “error de las creencias”.

Muchos empleados, una vez alcanzada la meta de ser jefes, no saben cómo orientar su labor y se plantean si cuentan o no con las cualidades innatas de un líder por excelencia. Ser un líder es diferente a ser un gerente. El problema, según los expertos, radica en que aunque todos poseemos las habilidades naturales de liderazgo, pocos saben dirigirlas de forma coherente. Estaría bien dejar de esperar tanto el llegar a “convertirse” en jefe, para prepararse y ser bueno el día que lo consigamos.

La idea aquí es que el liderazgo implica su propio conjunto de habilidades y algunas características muy distintas. Algunas personas las poseen naturalmente, otras personas deben aprenderlas, y otras tratan de adquirirlas, pero nunca lo logran. Existen  también quienes no quieren aprender nada.

La rotación es uno de los principales problemas con los que viven hoy en día las organizaciones. Este es el nuevo estigma con el que están conviviendo las empresas en esta nueva era, sin dejar de lado el mal ambiente de trabajo, la mala comunicación y la falta de motivación. Esto lleva a las empresas a un gran desprestigio como marca.

Nos encontramos con dos temas fundamentales: el cargo nuevo debe ir acompañado de una preparación individual que es pura y absoluta responsabilidad de cada uno; y una preparación, capacitación, entrenamiento y desarrollo que debe ser responsabilidad de la empresa, en un proceso continuo. Entregar sólo poder sin los medios para llevarlo adelante es como “darle a un mono una navaja”.

Y existen muchísimas empresas que sólo dan ascenso, poder y su respectivo estatus, sin la preparación necesaria para asumir esa tremenda responsabilidad de dirigir y motivar un equipo de trabajo. Esto, a corto y mediano plazo conducirá al fracaso absoluto o bien a obtener magros resultados.

Esto conlleva a “la rotación”, uno de los principales problemas con los que viven hoy en día las organizaciones. Este es el nuevo estigma con el que están conviviendo las empresas en esta nueva era, sin dejar de lado el mal ambiente de trabajo, la mala comunicación y la falta de motivación. Esto lleva a las empresas a un gran desprestigio como marca. Sin embargo, ¿las empresas se dan cuenta de este terrible tema? ¿Y aquí la culpa de quién es? ¿Del chancho o el que le da de comer? Creo que de ambas partes.

Siempre es más fácil echarle a la culpa a un tercero, pero todos desde el lugar que nos toca ocupar como individuos en la sociedad debemos trabajar para ser mejores de lo que creemos. El consejo que les doy: nunca pierdan la humildad. Ser un buen líder implica también ser empático, y les puedo asegurar que si todos pusiéramos más atención a estas dos variables claves (“humildad y empatía”) cuánto mejor trabajarían las personas dentro de las organizaciones y cuánto mejor serían los nuevos “jefes”. Por algo la relación con los jefes se ha transformado en uno de los principales motores de renuncia y (obviamente) de rotación dentro de los trabajos.

Si usted desea ser un gran líder y no reúne las habilidades naturalmente (y muy rara vez se acercan a usted sus compañeros de trabajo en búsqueda de consejos o soluciones), le recomiendo ser un estudiante permanente de las habilidades de un buen líder. De lo contrario, difícilmente lo logrará.

Etiquetas: , , » Publicado: a las 9:00 am

COMENTARIOS »
Los comentarios publicados están sólo en plataforma Disqus y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales. Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Disqus para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.

  • Marcela

    Un buen líder es fundamental en un equipo de trabajo!! Muy buena columna, muchas gracias.

    • Horacio Llovet

      Que bueno te haya gustado Marcela. Muchas gracias por leerla y por tomarte el tiempo de dejar tu comentario. Saludos y buena semana.

  • Perseo

    Es una verdad totalmente verdadera,, la falta de empatia, de buenas relaciones, de compañerismo, la individualidad, hacen estragos en las personas que trabajamos en instituciones publicas, con un jefe que puede ser muy buen profesional,pero como jefe y menos como lider ni idea y ahora en las instituciones publicas esta llenos de estos, como digo buenos profesionales pero, malos jefes y hace los hace ser como”patron de fundo”
    Excelente comentario Horacio, sigue hablando de esto a ver si algun jefe te lee y lo pone en practica.

    • Horacio Llovet

      Muchas gracias Perseo. Creo totalmente que si los líderes no aprenden a ir por este camino lo único que lograrán es alejar al talento, alejar a las buenas personas y sólo enfocarse en su egocentrismo altruista del poder. Gracias por tu comentario…..!!. Que tengas una excelente semana. Saludos.

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.