" "
Blog de
  • Carlos Ernesto Sánchez

Carlos Ernesto Sánchez

Escritor y presidente de ONG Centro de Estudios del Medio Ambiente y Defensa de los Animales.

#Más Artículos

+ Relacionados

+ Redes Sociales

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 17/01/2014

Nuevo cardenal, es hora de pedir perdón

Nada que celebrar monseñor Ezzati. La iglesia debe pedir perdón por los mártires de la dictadura y también por aquellos que colaboraron con el régimen.

A propósito de su nombramiento por el Papa Francisco como purpurado, el nuevo cardenal Ricardo Ezzati ha declarado que la designación conlleva mayor compromiso de servicio con la iglesia.

Mi madre decía que la caridad comienza por casa. Monseñor, debería manifestar su compromiso a fondo con los sacerdotes asesinados y hechos desaparecer por la dictadura, a quienes la iglesia debe reconocimiento y exigir conocer las causas por las cuales fueron martirizados, denunciar a sus asesinos y hacer justicia.

Durante años la dictadura basureó el nombre de estos pastores acusándolos de actividades terroristas y hechos de violencia. Es hora del homenaje oficial a estos hombres que dejaron todo y acompañaron al pueblo en su martirio.

La iglesia no necesita buscar con lupa santos entre rosarios y cantos gregorianos. En nuestra larga y angosta faja de tierra hombres consagrados fueron martirizados y hechos desaparecer por ser consecuentes con el Evangelio del crucificado. Ahí están los santos. Ahí está el testimonio de amor más profundo, de dar la vida por los sencillos y humillados por los poderosos.

Ezzati sólo tiene que mirar en su entorno congregacional y encontrará el caso del salesiano Gerardo Poblete, asesinado a golpes por Carabineros. Casi nada ha realizado la congregación fundada por Don Bosco para exigir justicia y reivindicar la figura de este sacerdote educador.

En su momento, el cardenal Silva Henríquez poco hizo por algunos religiosos y misioneros que estaban en las mazmorras de la dictadura, tal vez influenciado por su asistente y secretario Raúl Hasbun, quien en más de una oportunidad ha sido denunciado como colaborador de la Dina.

En varias ocasiones Pepa Llido llamó desde España al cardenal para solicitarle que interviniera a favor de su hermano que era torturado en el cuartel de José Domingo Cañas, llamada que jamás respondió su eminencia. El sacerdote valenciano Antonio Llido fue flagelado y de ello hay cientos de testimonios, y luego hecho desaparecer.

Joan Alsina fue asesinado en el Puente Bulnes por una patrulla militar después de ser torturado. Gracias al trabajo investigativo del cura Miguel Jorda la verdad se impuso dejando claro que era  militante cristiano que trabajaba en el Hospital San Juan de Dios y no extremista armado hasta los dientes, como difundió la dictadura. La Iglesia guardó silencio.

En Valparaíso Miguel Woodward detenido por una patrulla naval, es torturado y asesinado en el Buque Escuela Esmeralda. La Dama Blanca manchada de sangre sigue recorriendo mares, ignorando el repudio de la comunidad internacional.

En Temuco conocí el atroz caso de un sacerdote que fue llevado a un puente y ametrallado, salvándose gracias al agua, barro y la ayuda de lugareños. Nuevamente silencio de la iglesia oficial.

Es cierto que la Vicaría de la Solidaridad fue  auxilio en esos espantosos tiempos de dolor, pero ello no disminuye la culpa de silencio, frente al dolor, muerte, mentiras, desaparición sufrida por estos hombres consagrados.

La iglesia debe pedir perdón por estos mártires y también por aquellos que colaboraron con la dictadura. Están los “cómplices pasivos” Orozimbo Fuenzalida, Jorge Medina, Emilio Tagle Covarrubias y otros, pero también existen otros, aquellos que aplaudieron la tortura y el crimen como Hasbún y Jorge Bosagna a quien se vio en recintos donde se torturaba. La lista suma y sigue con capellanes militares. Los antes nombrados no debieron jamás continuar en el sacerdocio y como los pedófilos ser expulsados y puesto ante  tribunales.

Hace unos días fueron encausados militares que participaron y asesinaron a un sacerdote de origen francés, Etienne Pesle de Menil, que ejercía y trabajaba en la Araucanía. La iglesia guarda silencio.

Durante un buen tiempo un represor fue detenido en Italia por la muerte de otro misionero de apellido Leonelli. Cobardemente el abogado represor negó los cargos, pidiendo clemencia por edad y enfermedad.

No es hora de celebrar que Chile y la Iglesia tiene  nuevo cardenal, es tiempo de reivindicar a estas figuras generosas que se entregaron completamente en la lucha por un mundo más humano y justo. Testimonios que hacen falta en una iglesia que levanta modelos clasistas de santos como Escrivá de Balaguer.

El martirio de estos hombres no puede ser olvidado. Su ejemplo de valor y entrega es digna carta de navegación para una iglesia en crisis, donde la población joven cada día abandona la militancia católica.

Ezzati tiene la oportunidad de levantar su voz y recordar con agradecimiento a estos misioneros que vinieron, muchos de ellos de tierras lejanas, para anunciar la buena nueva a  pobres y oprimidos.

 

 

Etiquetas: , , , , , » Publicado: a las 9:55 am

COMENTARIOS »
Los comentarios publicados están sólo en plataforma Disqus y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales. Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Disqus para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.

  • Gascor

    Bien por buscar esta reivindicación, de los verdaderos mártires.
    Soy católico, incluso del 1 %, pero no ciego a todo lo ocurrido, ni mucho menos. Primero la verdadera enseñanza de Cristo y después la Iglesia.
    Cuando canoniza el Papa a un escribá de valaguer, miro a los sacerdotes nombrados en el artículo (no olvidemos a Jarlan) y se que el Altísimo sabe quienes cuidaron su rebaño, y no son los pomposos obispos nombrados, ni menos el nuevo Cardenal, complices en muchos grados con la dictadura y de otras lacras.
    Quiero aprovechar de señalar, también, como estos mismos se han apropiado de la figura de Alberto Hurtado, dejándolo sólo como el curita que ayuda a los pobres, silenciando sus acciones y escritos en el mundo de los trabajadores.
    Le pido, ya que tiene columna, que investigue y de a conocer esa dimensión. En uno de sus escritos dice (más o menos) “es deber y derecho de los trabajadores el sindicalizarse”, hace más de 50 años atrás.

  • robertwesser

    Es solo el Perdon lo que falta en la Iglesia? es solo dar el lugar que corresponde a tantas victimas de curas, sacerdotes y monjas que en un momento crucial y de horror de nuestra historia reciente, se jugaron y aportaron con sus vidas la protección a las victimas y seres inocentes. Creo que el problema vas mas allá, hoy el Vaticano enfrenta como Estado la violación directa de los DDHH por los casos de pederastia ante las ONU. Ezatti calla ante el encubrimiento y protección de los pedofilos, tambien calla, en el apoderamiento de la fortuna del dueño de SOPROLE. Entonces la Iglesia se comporta como cualquier multinacional, que cualquier perdon o señal de justicia se pueda transformar en indemizaciones monetarias a las victimas de cualquier orden.

  • Jose Javier Gacitua Basulto

    Realmente este señor sufre de dictaduritis, que manera de estar enfermo de resentido, como puede estar esa mala costumbre de vivir en el pasado,ya es archi sabido lo ocurrido en dictadura y cual mas cual menos saben sus culpas de ambos lados de la calle, cuantos años tendrán que pasar para vivir en paz,se escucha a los judíos hablar como resentidos de los muertos por los alemanes en las segunda guerra mundial?,recordar con respeto lo ocurrido y que no vuelva a suceder , pero terminemos de una vez por todas de seguir alimentando tanto odio.

    • Daniel Chamorro

      ¿Cuándo viviremos en paz? Tal vez, cuando las FF. AA. dejen de guardar silencio…
      Ojalá los de USA extraditen al asesino de Víctor Jara, para que sea enjuiciado, no para eliminarlo de 44 balazos.

  • jpmorex2

    Concuerdo 100% con el valiente y emotivo artículo y los SIEMPRE NECESARIOS recuerdos que hace Carlos Sánchez y encontré repugnante la respuesta que da el Sr.. Gacitúa, Basulto un hipócrita miserable que pretende equiparar en en el cómodo olvido errores políticos con los HORRORES GENOCIDAS de 17 años donde hubo 4,500 desaparecidos y asesinados y casi 100.000 torturados,

    El nombramiento del obispo Ezzatti como cardenal es una pésima señal del Papá Francisco y siempre me ha parecido un aceitoso y acomodaticio “cura de corte”. Para muestra un botón: cuando el fascismo antidemocrático desató una matanza (11 asesinados, cientos de heridos y 500 ataques e incendios terroristas) el 15-16 .de abril de 2013 al desconocer la derrota de su candidato Capriles Radonsky por más de 240.000 votos el obispo Ezzati guardó absoluto silencio pero cuando el derrotado el INSTIGADOR de esa criminal asonada GOLPISTA vino a Santiago a reunirse con pinochetistas y democristiamos de derecha en julio de 2013, para conseguir apoyos para desconocer al gobierno constitucional de Venezuela,el obispo Ezzati lo recibió y le dio “bendiciones y medallitas” Todo un “sepulcro blanqueado”.

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.