" "
Blog de
  • Rodrigo Díaz

Rodrigo Díaz

Periodista y cientista político

#Más Artículos

+ Relacionados

+ Redes Sociales

Etiquetas: , , , , » Publicado: 12/09/2013

Las imágenes permitidas

Una sociedad en paz y en la cual se respeten los derechos de sus habitantes no deja nunca de ser el fruto de un penoso y difícil esfuerzo. Tal como señalaba el jurista alemán Ihering, no hay un solo derecho que no sea sino el fruto de sangre derramada en las calles, en otras palabras, los pueblos no alcanzan su dignidad sin dar una batalla por ella.

Pero ocurre en la práctica –y así ocurrió en Chile-, que hay veces en que se intenta evitar a toda costa el conflicto, sobre todo después de haber vivido una dictadura. ¿De qué vale obtener justicia y reparación a las víctimas de crueles atropellos a sus derechos más fundamentales si con ello se arriesga un nuevo enfrentamiento que puede costar la vida a miles de compatriotas más? ¿De qué sirve recuperar las empresas que fueron arrebatadas o terminar con una institucionalidad impuesta por la fuerza bruta si con ello se provoca otra vez un golpe de Estado?

Este suicidio moral es el legado de la mal llamada política de los consensos, una política de la cobardía que abandonó la obligación de la justicia, una política en que la concertación salvó el pellejo que otros sacrificaron por decencia y compromiso y que al paso del tiempo, transformó ese sacrificio de miles de chilenos en un sacrificio inútil, olvidado, guardado en un rincón de la historia.

El único problema de razonar así, es que se está dictando sobre la conciencia de un pueblo una auténtica sentencia de muerte. Un pueblo que permite que los culpables de crímenes atroces o de latrocinios gigantescos permanezcan impunes, es capaz de permitir que lo aniquilen. Por lo mismo es que las sociedades que hacen uso de su derecho a defenderse, lo hacen por su independencia y por proteger su existencia y su dignidad y por el dolor que produce la injusticia de que han sido víctimas.

Por lo anterior es que no resulta posible callar ante el legado vergonzoso que a 40 años del golpe nos dejaron los gobiernos de la concertación. Y no es cuestión de decir “Lo hicimos por la paz de Chile”. Con eso solo nos condenaron a naufragar en medio de injusticias gigantescas, siendo que resistirlas era el deber de todos quienes formábamos parte de la sociedad chilena veinte años atrás y lo sigue siendo. Este suicidio moral es el legado de la mal llamada política de los consensos, una política de la cobardía que abandonó la obligación de la justicia, una política en que la concertación salvó el pellejo que otros sacrificaron por decencia y compromiso y que al paso del tiempo, transformó ese sacrificio de miles de chilenos en un sacrificio inútil, olvidado, guardado en un rincón de la historia.

Y hoy, a 40 años del golpe, con un gobierno de distinto signo pero que sigue la misma política de los anteriores, aparecen súbitamente imágenes hoy permitidas de los que padecieron y sus victimarios,  de los cómplices y de jueces cobardes y toda una suerte de perdones y gestos éticos, como si hubiesen salido del escritorio de un grupo de publicistas. Todos somos responsables, por ende, nadie lo es. Parece ser la hora de que los chilenos recordemos con reality del dolor, imágenes morbosas, cascadas de espanto y horror.

¿Por qué ahora y de este modo? Sencillamente para repetir el guión incluso ahora, cuarenta años después. Para que una vez más un pueblo que se rebela contra la injusticia lo piense dos veces. Especialmente las nuevas generaciones que luchan contra la injusticia que se expresa en la educación, en la previsión, en el texto de nuestra vergonzosa constitución. En otras palabras, cuidado con arriesgarse más de lo debido. Miren las imágenes permitidas y dejen todo como está.

Para que nunca más se cometan crímenes y atropellos como los ocurridos en Chile, nunca más la injusticia, nunca más la paz al precio de servir la impunidad.

Etiquetas: , , , , » Publicado: a las 11:38 am

COMENTARIOS »
Los comentarios publicados están sólo en plataforma Disqus y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales. Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Disqus para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.

  • Patricio Baeza

    Comparto la reflexión casi plenamente, en la respuesta al ¿Por qué ahora y de este modo? es donde me alejo de la reflexión.
    Creo que una respuesta debe hacerse cargo de un nivel de conciencia, de ideas que se están instalando en el Chile de hoy, por parte de aquellos perseverantes que no apostaron a los consensos y optaron por el derecho a defenderse.
    No creo en las concesiones del “sistema”, creo en las conquistas del “pueblo”.

    • Rodrigo Diaz

      De acuerdo con usted señor Baeza aunque solo en parte…pero al igual que usted, creo, o mejor dicho, quiero aún creer, que la auténtica superación de las estructuras injustas y opresivas solo puede surgir de las conquistas del pueblo. Es al menos mi empeño. Saludos y gracias por su comentario

  • Enrique Romero

    Muy buena reflexión. Los terribles hechos ocurridos no debieran ser utilizados como moneda política por aquellos que lo único que buscan es perpetuarse en el poder, aquellos que nada hicieron en 20 años por este país y que ciertamente hoy, como ayer, se arrogan una superioridad moral que no tienen y que en su mayoría hace 39 años y 363 días se escondían en un rincón de sus casas en vez de luchar por lo que creían.

  • socram

    Es necesario un cambio estructural de las fuerzas armadas y que los soldados, jamaz vuelvan a traicionar Chile.

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.