" "
Blog de
  • Carlos Ernesto Sánchez

Carlos Ernesto Sánchez

Escritor y presidente de ONG Centro de Estudios del Medio Ambiente y Defensa de los Animales.

#Más Artículos

+ Relacionados

+ Redes Sociales

Etiquetas: , , , , , , , , , » Publicado: 10/09/2013

En víspera del Golpe

Son miles las poblaciones arrasadas por la dictadura. Hoy allí deberían estar estos llamados representantes del pueblo. Entiendo que la derecha no puede ir a explicar lo inexplicable. Tendrían que responder muchas preguntas incómodas. Pero qué pasa con políticos de izquierda, aquellos del avanzar sin transar, de niños bien, jugando a revolucionarios que entorpecieron al gobierno popular

Recuerdo que un día 10 de septiembre de 1973, un tío  – casado con la hermana de mi padre-  refugiado  español, venido en el Winnipeg, lloraba anunciando que el golpe venia, y que los militares desencadenarían  feroz casería en contra de la izquierda. Nadie en el entorno familiar y social creía en sus palabras. Argumentábamos que los militares chilenos no repetirían los crímenes que en España el dictador Franco, realizó en contra del pueblo.

Una  vez más la derecha usó y abusó de la ignorancia de un pueblo que no fue capaz de entender que el proceso que se vivía a era la dignificación de aquellos explotados por años de años. La incapacidad de los políticos de la propia Unidad Popular quedaba clara. No fueron capaces de explicar al pueblo el proceso que se vivía.

Mi tío Blas Lanas, conocía de lo que hablaba. Había vivido el horror del fascismo, con su secuela de muerte, desapariciones y exilio. Por eso en este día olía la muerte que venía vestida de uniforme entre aplausos de poderosos, que habían colocado recursos, golpeado puertas de cuarteles, viajado hacia el departamento de estado para recibir recursos y desestabilizar al gobierno popular.

La campaña del terror en algunos sectores, dio resultados. Especialmente en  mujeres, había calado hondo. En barrios populares se escuchaban cacerolazos y llantos histéricos anunciando que íbamos hacia el caos marxista. Las mismas mujeres que con los años, bajo inclemente sol o lluvia barrían calles humilladas en los planes de empleo mínimo, sin derecho a decir palabra de protesta por la explotación vivida. Muchas de ellas hasta hoy lloran la violencia con resultado de muerte que sufrieron hijos o familiares en sus poblaciones.

Han pasado 40 años.  Hoy el baúl de la historia se abre y muestra con  detalles, crímenes, desapariciones y robos realizados por  uniformados con  silencio cómplice de civiles que hoy, niegan haber sabido de esos hechos cometidos por la dictadura.

En un día como hoy, se comienza a vivir la más atroz  experiencia vivida por nuestro país.  En sus oficinas, industrias, partidos políticos la derecha prepara la venganza por el atrevimiento de la clase trabajadora, de haber llegado al poder por vía democrática, y señalarlos con el dedo, como  explotadores,  que tenían sumido al pueblo en condiciones de vida paupérrima.

Recuerdo la ignorancia de mujeres que llegaban a comprar pan en la panadería de mi familia, clamando por  golpe de estado, porque era la forma de evitar que los niños fueran llevados a Cuba. Con los años y en plena dictadura, esas mismas mujeres solicitaban comprar pan de días, para tener algo que comer. Lloraban en las puertas del negocio pidiendo ayuda porque en la noche fueron allanados sus domicilios y detenidos sus maridos e hijos. Nadie de la derecha que alentó los gritos pro golpe, estuvo para ayudar en la tragedia que solicitaron a gritos.

Una  vez más la derecha usó y abusó de la ignorancia de un pueblo que no fue capaz de entender que el proceso que se vivía a era la dignificación de aquellos explotados por años de años.

La incapacidad de los políticos de la propia Unidad Popular quedaba clara. No fueron capaces de explicar al pueblo el proceso que se vivía.

La Democracia Cristiana, segada por la ambición de poder, llamó a los cuarteles. Obstaculizó  iniciativas del gobierno. Se alió con  poderosos y alargó su mano para recibir un puñado de dólares.

Hoy trascurridos 40 años de dolor, mentiras y falta de justicia para las víctimas de la dictadura, algunos políticos pontifican desde donde mejor saben hacerlo. Desde el micrófono o la cámara de televisión. En su inmensa mayoría no han sido dignos  ni han tenido  valor de bajar hasta  poblaciones, a  capillas, centros vecinales, canchas de futbol donde el pueblo fue martirizado y desde allí con los pobres hablar o tener gestos solidarios con las víctimas.

Son miles las poblaciones arrasadas por la dictadura. Hoy allí deberían estar estos llamados representantes del pueblo. Entiendo que la derecha no puede ir a explicar lo inexplicable. Tendrían que responder muchas preguntas incómodas. Pero qué pasa con  políticos de izquierda, aquellos del avanzar sin transar, de niños bien, jugando a revolucionarios que entorpecieron al gobierno popular.

Como en aquellos feroces días de violencia de la dictadura, el pueblo sigue solo. Políticos con excusas para mantener privilegios de clase política.

Hoy encerrados en cómodos recintos pontifican sobre el golpe. Los sufrientes, humillados ven por televisión sus sesudos analices. La distancia se mantiene.

Los gestos reparatorios, solidarios están ausentes. Las victimas asesinadas en Lonquen esperan el silencioso acto que recuerde ese martirio. Los cuerpos lanzados al rio Mapocho, esperan  clavel que les recuerde. El desierto la voz de dirigentes que recorran el lugar gritando aquí fui martirizado.

En esta fecha se escuchan demasiadas declaraciones. Se necesitan gestos, testimonios, para que nunca más se repitan hechos como lo sucedido un 11 de septiembre.

Recuerdo haber viajado a Putu en plena dictadura a visitar a un grupo de mujeres relegadas en esa pequeña aldea frente a Constitución, allí con el tiempo volví para residir en esa pequeña localidad: Una noche en la oscuridad campestre vi llorar a Tofita Letelier, al recordar a Salvador Allende. La mujer campesina, pobre, explotada comentó que con Allende vivió con  dignidad,  tuvo sueños, recibió su pequeño campo. Para ella el compañero presidente le mostro el valor de ser persona respetada. Al llegar la dictadura los latifundistas cobraron venganza, perdiendo todo lo adquirido y sufrió la violencia de la derecha.

La madrugada de un 11 de septiembre, en Chile entró la bota militar, las armas, y el apoyo logístico de la derecha para vengar la osadía de un pueblo que quiso construir en democracia un país justo, solidario, fraterno, conducido por un hombre leal, honesto, valiente; Salvador Allende.

Etiquetas: , , , , , , , , , » Publicado: a las 10:07 am

COMENTARIOS »
Los comentarios publicados están sólo en plataforma Disqus y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales. Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Disqus para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.

  • EvaFloresHerrera

    Totalmente de acuerdo, hoy día los políticos defienden su fundito miserable y se las arreglan con palabras correctitas pero nunca tanto, solo lo justo y necesario para salir frente a las cámaras de televisión. Y de los torturados y sufrientes? apenas un par de comentarios, pero visitar las poblaciones y acompañarlos en su dolor? eso sí que nó, eso es demasiado, total igual van a ser elegidos…

  • Silvia Gonzalez

    los trabajadores el pueblo siempre asido masacrado 1960 alessandri asesino trabajadores ypobladores 1964 Eduardo frei montalva asesino apobladores en Puerto mont 1970 el unico president de chile SALVADOR ALLENDE NO ASESINO ANINGUN TRABAJADOR O POBLADOR 1973 agusto Pinochet allano las frabricas matando a trabajadores siempre a los trabasjadores los an usado tenemos el caso del partido comunista ruso 70 anos de duro trabajo para los trabajadores rusos quienes Vivian en extrema pobresa los comunistas rusos se dan cuenta que el comunismo no sirve. y en chile toda via andan comunistas que quieren revivir al muerto el comunismo el fasismo son enemigos de los trabajadores.

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.