" "
Blog de
  • Álvaro Cuadra

Álvaro Cuadra

Investigador y docente de la Escuela Latinoamericana de Postgrados. ELAP. Universidad ARCIS

#Más Artículos

+ Relacionados

+ Redes Sociales

Etiquetas: , , , , , , » Publicado: 09/09/2013

Justicia, perdón y clemencia

En el Chile de hoy se ha hecho ya un lugar común “pedir perdón” Es claro que un discurso tal, si está bien inspirado, propende a la paz y cohesión social, pero también implica una renuncia frente a ofensas graves. El perdón significa renunciar al reclamo del justo castigo, aplacando cualquier ira o venganza y evitando prolongar en el tiempo una situación dolorosa y agraviante. Por ello, muchos sabios recomiendan más bien la clemencia, mas no el perdón, evitando así renunciar a la justicia.

La clemencia es la actitud benévola, no vengativa, ante quienes aparecen como causantes de una ofensa en un juicio justo. Es decir, lo primero es esclarecer las circunstancias de lo acontecido, identificando a los responsables y, eventualmente, reconociendo a los culpables de dichos actos. Se evita así que un crimen quede impune ante las víctimas y ante la sociedad. En tal circunstancia, la justicia debe obrar con clemencia, considerando atenuantes si los hubiere, aboliendo la pena de muerte si procediere, en fin, respetando en todo momento la dignidad humana del condenado.

En la sociedad civilizada a la que aspiramos, la justicia debiera ser como el aire que respiramos. Nada puede borrar los trágicos sucesos de septiembre de 1973, nada podrá resucitar a los muertos ni curar las heridas y los dolores de los torturados ni aplacar la pena de los familiares de tantos desaparecidos. Tanto dolor plantea el legítimo reclamo de justicia, solo después de ella podemos plantear la grandeza y la clemencia.

Una sociedad obligada a hacerse cargo de episodios de barbarie en su propia historia debe estatuir nuevos criterios jurídicos y morales para emprender tal empresa. Esto es, debe darse las condiciones de posibilidad para esclarecer lo hórrido, sin renunciar nunca al principio fundamental de la justicia. Conocer la verdad de lo ocurrido, observar con acuciosidad los eventos que protagonizaron víctimas y victimarios, separando con precisión conceptual y práctica lo que hemos de entender por justicia de cualquier otro enfoque pasional.

En la sociedad civilizada a la que aspiramos, la justicia debiera ser como el aire que respiramos. Nada puede borrar los trágicos sucesos de septiembre de 1973, nada podrá resucitar a los muertos ni curar las heridas y los dolores de los torturados ni aplacar la pena de los familiares de tantos desaparecidos. Tanto dolor plantea el legítimo reclamo de justicia, solo después de ella podemos plantear la grandeza y la clemencia.

El perdón corresponde al fuero interno de los ofendidos, es en aquella subjetividad herida donde se resuelve tal sentimiento. Ante las ofensas causadas a tantos compatriotas solo cabe a la sociedad encontrar los caminos de justicia real y efectiva. Corresponde a las víctimas y sus familias el perdonar o no a los victimarios, sea por razones filosóficas, religiosas o morales. A la sociedad chilena le corresponde hacer justicia allí donde muchos civiles y uniformados siguen impunes.

 

Etiquetas: , , , , , , » Publicado: a las 2:43 pm

COMENTARIOS »
Los comentarios publicados están sólo en plataforma Disqus y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales. Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Disqus para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.

  • Rodolfo Duilio Orozco Vásquez

    Felicito al autor de esta columna por la claridad con que plantea el grave problema de la violación de los derechos humanos de numerosos compatriotas, como asimismo, la gran diferencia entre PERDÓN y CLEMENCIA, pero, antes debe existir JUSTICIA. ¡¡ Ahora, tienen la palabra los valientes victimarios y sus cómplices !!

  • Enrique Cruz C

    No me cabe dudas que la historia esmuy diferente a la que han contado hasta el canancio en estos ultimos 24 años. Solo criminales por un lado y gente buena por el otro y la verdades que haban dos bandos en lucha: los militares y las fuerzas rebeldes d la izquierda. Estos lucharon hasta el final, tratando de recuperar el poder y los militares hicieron lo suyo para no volver al pasado. Hay caído por ambos lados y cada uno de ellos fue ´heroe de su causa no simple DD.., Cuando se acepte eso y se termine de sembrar el odio, mostrando solo una cara de la historia, recién podremos volver a ser hermanos. Mas creo que hay muchos a quienes eso no les interesa

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.