" "
Blog de
  • Francisco Olea

Francisco Olea

Sociólogo

#Más Artículos

+ Relacionados

+ Redes Sociales

Etiquetas: , , » Publicado: 22/02/2013

Generaciones a la deriva

Con el inexorable paso del tiempo, el concepto de “generación” ha sido objeto de innumerables citas y ensayos, y se abre a interrogantes en una fase de significativos, inéditos y celéricos cambios sociales.

La historia reciente de las llamadas generaciones” es algo así como una trama de influjos con uno o varios símbolos y postales de una época. Veamos algunos trazos de nuestra moderna sociedad:

“Baby boomer” es el término usado para describir a las personas que nacieron durante el advenimiento de la “explosión de natalidad”, esto es particularmente países anglosajones, entre los años 1940 y fines de la década del ‘60. Una de las contribuciones “foco” de esta generación fue la reivindicación de la libertad individual, lo que no es menor.

A este segmento de población se le vincula también con el movimiento por los derechos civiles, el movimiento feminista de los ‘70 y los derechos de la comunidad homosexual. En la actualidad, los “baby boomers” conformarían la mayor parte de la elite en los EEUU. Y se nota.

Por otra parte, la llamada “Generación X” -¿les suena?- es la población nacida entre los años ‘70 a principios de los ‘80. Son conocidos como la “Generación de la Apatía” o la “Generación Perdida”. Estos adolescentes experimentaron transformaciones culturales que transitaron desde la TV en blanco y negro, el juego de las bolitas, la cuerda, el trompo, al nostálgico flipper, el Pong, Atari, Nintendo, Sega y Playstation.

El escritor canadiense Douglas Coupland, autor del libro “Generation X: Tales for an Accelerated Culture” (1991), reflejó de manera notable estas historias de vida. El guión social les retrata como individuos sujetos al bombardeo del consumismo, por ende, en una vida de consumo y consumidores. Observaron bien de cerca (casi como un participante más) la caída del muro de Berlín y el fin de la guerra fría. Una de las principales preocupaciones fue “lidiar” con la aparición del SIDA, entre otros acontecimientos históricos.

Se señala que esta generación se encuentra en una zona intermedia entre el idealismo de los “Hippies” y luego los emergentes “Yuppies” (un embrollo para otro artículo).

La sucesora de la “Generación X” se conoce como “Generación Y”, cuyo corte etario está entre los años 1982 y 1995. Se les identifica como “Generación Why” (Generación ¿Por Qué?) por la analogía fonética y que expresaría un carácter crítico y por experimentar los albores de un proceso de modernización más incierto, intenso y liquido.

Son paradojalmente hijos de cierta abundancia y crecimiento de una sociedad post-material. Sin embargo, experimentaron el esfuerzo y complejidades del mundo del trabajo y sus “daños colaterales” experimentados por sus padres. Señalan algunas notas que “están dispuestos a hacer cualquier cosa como la aceptación de nuevos retos, hacer frente a los cambios de trabajo y también personales de forma ágil”. Sin embargo, lo que no han podido hacer ha sido ajustarse a la nueva pobreza y las derivadas de una sociedad desigual en oportunidades.

Esta es la primera generación que vivió sin el peso cultural y político de la Guerra Fría. Viven con avidez y entusiasmo la globalización, la galaxia internet, industrias denominadas “Punto Com”, los sistemas basados en Windows y Linux. Se socializaron con Atari, Play Station 3 o Wii, y los cambios mediáticos y de “parrilla” como los “Reality Shows”. Se cree que esta generación es más curiosa, diversa y menos ideológica para enfrentar temas polémicos y complejos dilemas institucionales.

Estos jóvenes transitan por varios estilos musicales -que los hace visibles en la sociedad- entre otros punk rock, electrónica, hardcore punk, derivados del pop, metal, rap, música de fusión y rock alternativo. Esta generación se ha inclinado por escenas contra culturales en espacios públicos como el punk, emo y el gótico.

Se les atribuye un pensamiento crítico no “formateado” por la cultura consumista, ni dogmas implícitos. Su bitácora social está marcada por algunos acontecimientos políticos globales y/o locales. Esta generación ha sido activista de movimientos no gubernamentales, cambio climático y parte del gran cambio social en curso.

¿A qué velocidad se distancia cada generación de la otra?, ¿qué elementos comunes han sido capaces de soportar el paso del tiempo?

Luego, un nuevo fragmento es la denominada “Generación Z”. Nacidos entre los años 1996 y los primeros años de la década del 2000. Estos son “los niños del mundo moderno” y llamados como “Generación Digital” y “Generación NET”. Se les conoce también en algunos circuitos como “Nativos Digitales”, ya que desde la primera infancia están conectados a tecnologías como DVD, Internet, mensajes instantáneos o SMS, comunicación por teléfono celular, reproductores de MP3, y YouTube.

Son parte de un mundo global, marcado fuertemente por el auge del mercado de consumo, lo que se traduce a un acceso directo al universo y menú de nuevas tecnologías. Sus nexos de comunicación son las redes sociales y se mantiene “on line” a través de Google, Flickr, Twitter y Facebook. Según reportes, “su sociedad existe en Internet donde se abre su mente y expresan sus propias opiniones. El hecho de haber nacido después del auge digital hace que se adapten de manera extraordinaria a futuras tecnologías como ninguna otra generación”.

Culturalmente, se desplazan por diversos estilos, entre otros el heavy metal, el pop punk, el rap y el pop. Es una generación que parece ser, vive la sociedad de consumo y a la vez el pesimismo activo de ella, también desconfía del gobierno y las instituciones tradicionales.

Así entonces, la incertidumbre del mundo nos conduce hoy -con cierta obsesión, claro- a preguntarnos: ¿a qué velocidad se distancia cada generación de la otra? y ¿qué elementos comunes han sido capaces de soportar el paso del tiempo?

Por lo visto, un camino de respuestas, aún lleno de encrucijadas. Sin embargo, cada caso es disímil de acuerdo a su estrato social, escolaridad, intereses, y “ellos” se esfuerzan por enfrentar desafíos dispares y problemas muy diferentes (entre ellos).

Finalmente, recordemos lo que Jürgen Habermas filósofo y sociólogo alemán, señaló: “Cada generación actual no sólo es responsable del destino de las generaciones futuras, sino también del destino que sin merecerlo sufrieron generaciones pasadas”.

Etiquetas: , , » Publicado: a las 2:20 pm

COMENTARIOS »
Los comentarios publicados están sólo en plataforma Disqus y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales. Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Disqus para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.

  • http://www.facebook.com/andrew.hill.92123015 Andrew Hill

    “?Celérico”? Sociólogo tenía que ser este idiota. Utilizando el sustantivo que aplicaba una vez uno de sus colegas seudosesusdos (un intelectual), su análisis tiene una “problematicidad” que impide leerlo. Esa problematicidad consiste en que no sabe espannol , y, hay que decirlo, en que el sennalado análisis es una mierda. (perdonen el teclado. Me faltan caracteres). Atte., Andrew Hill.

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.