" "
Blog de
  • Carlos Ernesto Sánchez

Carlos Ernesto Sánchez

Escritor y presidente de ONG Centro de Estudios del Medio Ambiente y Defensa de los Animales.

#Más Artículos

+ Relacionados

+ Redes Sociales

Etiquetas: , » Publicado: 20/03/2012

Hace un año se fue un profeta: José Comblin

Los que más concurrían a sus charlas y encuentros no eran precisamente sacerdotes o alta jerarquía, era el pueblo ansioso de escuchar el mensaje liberador que contiene la Biblia.

Hace un año se fue –como creemos los católicos-  hacia la casa del Padre, el eminente teólogo, sacerdote y profeta José Comblin.  Nacido en Bruselas el 22 de Marzo de 1923. Ordenado sacerdote en 1950, doctorándose  en teología en la prestigiosa Universidad de Lovaina. En 1958 cuando Pio XII pidió misioneros para América Latina acepto ir a Brasil. Luego vino a chile y fue profesor en la Universidad Católica y participó de varios proyectos pastorales marcados por la cercanía al pueblo y a los pobres.

Todos estos datos curriculares son importantes, pero no lo fundamental que quisiera plasmar en estas líneas.

En las visitas que hizo, gracias a la generosidad, pero también espíritu visionario del abogado Juan Subercaseaux, Comblin dejó huella, no sólo por su conocimiento,  el intelectual que era, sino fundamentalmente el testimonio de  sacerdote libre, alegre, sencillo, sin ninguna pose, sólo trasmitir sin la contaminación del tiempo ni de una Iglesia que busca acomodar el mensaje libertario de Jesús.

José Comblin en sus libros  sembró una iglesia liberadora. Lo recuerdo en Talca con el apoyo del gran Obispo don Carlos González iniciando el proyecto del Seminario Campesino, donde formaban muchachos venidos del campo para  ser sacerdotes en esas comunidades, conocedores de esa realidad y hablando el lenguaje de  hombres de la tierra.

Los que más concurrían a sus charlas y encuentros no eran precisamente  sacerdotes o  alta jerarquía, era el pueblo ansioso de escuchar el mensaje liberador que contiene la Biblia. Los despreciados por clase clerical ilustrada guardaban silencio durante 2 horas escuchando a este profeta que unía vida y prédica. Sacerdote que no imponía pesadas cargas a un pueblo que busca con frenesí al Dios liberador.

Conocí a Comblin en diferentes escenarios, desde la Población La Victoria o conversando con la alcaldesa Comunista de Pedro Aguirre Cerda. O hablar con libertad a algunos dirigentes demócrata cristianos. Se reunió con muchachos gay del Muns. Fue a universidades donde jóvenes se encantaron con su palabra lenta, pero llena de sueños posibles. Mostraba su enamoramiento de Jesús. No cualquier Jesús. No el señor de la iglesia, muerto y no resucitado, sino aquel que vive aquí y ahora en la organización, en los gritos libertarios de aquellos que muchas veces no invocan con los labios. Pero trabajan día a día por hacer realidad el sueño del resucitado.

En todos estos encuentros la ausencia de la jerarquía era visible. No vi Obispos, ni Cardenales, ni Vicarios. El hombre canoso, de lentes, hablar pausado, con sus palabras y reflexiones podía entorpecer el negocio de la iglesia que cuida lo establecido.

José Comblin en sus libros  sembró una iglesia liberadora. Lo recuerdo en Talca con el apoyo del gran Obispo don Carlos González iniciando el proyecto del Seminario Campesino, donde formaban muchachos venidos del campo para  ser sacerdotes en esas comunidades, conocedores de esa realidad y hablando el lenguaje de  hombres de la tierra.

Comblin dice en uno de sus escritos: “En el  mundo actual, los países desarrollados están dominando y explotando a los países más pobres. Los pobres tienen que financiar la riqueza de los ricos. Los ricos y los poderosos pueden no estar concientes, pero son llevados por el odio. Pueden no sentir ese odio porque otros se encargaron de oprimir a los enemigos, y el sistema democrático justifica todo. Dentro de cada país los poderosos oprimen y odian a los más pobres. Habitualmente lo hacen con mucha cortesía y formalidad. Tiene mandantes para practicar la violencia que ellos mismos encontrarían repúgnate. Estamos lejos de realizar el precepto de Jesús”.

Esta reflexión y la siguiente  sobre las mujeres, es  magistral: “Jesús es libre en el trato con las mujeres, Juan narra que un día, pasando por Samaria, Jesús pidió agua a una mujer samaritana. Cuando los discípulos llegaron ‘se admiraban de que hablase con una mujer’ (Juan 4, 27). Jesús acoge a la mujer pecadora. Un día, cuando estaba comiendo en casa de un fariseo, entró una prostituta, lavó y perfumó los pies de Jesús. El fariseo, dueño de la casa, quedó indignado al ver que  Jesús toleraba ese escándalo. Pero Jesús asume la defensa de la mujer: ‘ella demostró mucho amor’, por eso está perdonada. De la misma manera, en el cuarto evangelio, Jesús perdona a la mujer sorprendida en adulterio. Además de eso, denuncia el pecado de los hombres que acusan a la mujer, como siempre acontece en casos así, castigan a la mujer y no a los hombres. Jesús era gran amigo de las mujeres. Los evangelios testimonian eso, por ejemplo al referirse a María Magdalena y a Marta y María, las dos hermanas de Lázaro”.

José Comblin cumple un año de su partida. Los que conocemos y valoramos su obra, los que vivimos momentos de vida diaria, mostrando profunda humanidad, alegría y confianza en el señor, le agradecemos a Dios su paso de amor entre los pobres y marginados.

En una Iglesia que no se convierte a los pobres, Comblin y otros teólogos de liberación, fueron voz que clama en el desierto.

Etiquetas: , » Publicado: a las 10:35 am

COMENTARIOS »
Los comentarios publicados están sólo en plataforma Disqus y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales. Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Disqus para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.

  • antisentymiento

    no creo tanta bondad de un cura

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.